Tenerife Norte
DOMINGO RODRÍGUEZ DEL ROSARIO

Leyenda de la Montaña Encantada de Santa Úrsula


27/sep/02 18:29 PM
Edición impresa

ESTOS RELATOS han sido recogidos en el populoso barrio de La Corujera, yo solamente intento plasmar lo que me han contado los mayores del lugar, con el cariño y el respeto que estos personajes se merecen, intentando lograr, en la medida de lo posible, que no se pierdan para siempre y caigan en el pozo del olvido, llevándoselos a la tumba sus principales protagonistas.

Estos testimonios para muchos pueden carecer de fundamento, yo también en un principio me mostré un poco reacio, pensando que todo ello podía ser fruto de la imaginación y no le presté mucha importancia, pero más tarde, hablando más detenidamente, sentí como una obligación moral y pensé que estaba cometiendo un gran error, pues, ¿quién era yo para desestimar aquellos testimonios que estaban avalados por la sabiduría popular? Algunos de ellos tenían una vital importancia.

Muchos fueron los contactos con aquella gente que amablemente me relataban sus experiencias, unas misteriosas y apacibles y otras para perder el sueño, pero todas tenían un enorme contenido; aunque mi misión aquí no es afirmar ni negar lo acontecido de los protagonistas. Sólo me limito a escribir lo que me han contado a mí estos personajes, y cuando digo personajes lo hago con todo el respeto del mundo para que después cada cual los interprete a su manera y como mejor le plazca.

Para ilustrar estos relatos he contado con mi querido y estimado amigo Francisco que, como a mí y a él también, le ha encantado la idea, tanto que se quedó maravillado y hasta tal punto que quiere ponerle música y escenificarlos, para que la juventud pueda disfrutar de una historia o leyenda que hasta ahora ha permanecido dormida en nuestro pueblo de Santa Úrsula.

También he tenido la suerte de contar con la compañera Candelaria Castilla, por su valiosa colaboración para ordenar todos los textos correctamente y vestirlos de traje de domingo, para que salieran decentes a la luz pública.

La montaña encantada, como popularmente se le conoce, ya es todo un misterio contemplar los enormes pinares que le circundan, como guardianes, es un lugar que nos invita a la reflexión a todos; hombre o mujer, amantes de la naturaleza.

Pero el interrogante está hoy en lo impenetrable, donde la razón ya no tiene razón, el viento que azota a la montaña como si de una sinfonía de violines se tratara, el encantamiento mágico y arrollador de unos seres que parecen que se mueven de un lado para otro.

El amigo Francisco y este humilde escritor tenemos que confesar que nos quedamos sorprendidos por la grandeza que nos ofrecía aquel lugar; a nuestro entender, creemos que reúne todos los requisitos para cuidarlo y jamás debería ser perturbada la paz y la leyenda que nos ofrece este misteriosos panorama, ese acontecer primitivo de lo desconocido para muchos, pero que, de una manera milagrosa, la Providencia se lo ha revelado a otros. Todo allí está envuelto en el lenguaje del tiempo, cada árbol, cada piedra, nos quiere comunicar algo. Hay que estar muy atento a la llamada de la naturaleza, si queremos interpretar lo acontecido; para entender a las personas y a las supuestas apariciones que, como antes decía, no somos nosotros los protagonistas, cada persona entrevistada parece que estaba viviendo lo que le había ocurrido, quizá esto no tiene explicación, porque está fuera de lo inexplicable, pero, ¿qué iba esta gente a ganar con mentir e inventarse estas historias?

A modo de introducción hemos querido introducirlo a ustedes, queridos lectores, para que se hagan una idea y tengan una base cuando empiecen a leer estas leyendas que a nosotros nos parecen interesantes y muy entretenidas.

DOMINGO RODRÍGUEZ DEL ROSARIO