Tenerife Sur
ANTONIO PASTOR *

¿A quién favorece el cierre del Mercadillo?


27/sep/02 19:19 PM
Edición impresa

CUÁNTAS VECES LOS RESIDENTES en el Sur hemos criticado la falta de sensibilidad e iniciativa política del Ayuntamiento aronero. Pues con cierta apatía observaban cómo una nueva actividad, tan digna como otra, se tornaba en una situación desagradable y peligrosa a la vista del pueblo y los turistas, como lo era la venta ambulante. Dispersos, que no digo tirados, por las aceras y los rincones más transitados de Los Cristianos, ofrecían una imagen verbenera, tal vez porque no estábamos acostumbrados a este desorden social en la vía pública, salvo en las fiestas locales.

La imagen del artesano o vendedor callejero de entonces, que tanto criticábamos, por su apariencia, su oferta de dudosa calidad y poco convincente, recibía nuestro desprecio y, al pasar a hurtadillas pisoteando sus paños, se saciaban la oculta inferioridad con el más deprimido. La Asociación de Empresarios de Los Cristianos reclamaba una solución política y policial para erradicar a vendedores y artesanos que campaban libremente por las calles. Sin nada que aportar. ¿Dónde estaban los responsables políticos y policiales que permitían esta desagradable estampa, fruto de nuestra sociedad, sin buscar solución ni tan siquiera con un bajo coste social? Simplemente, no actuaban.

La apatía y el desinterés de los políticos gobernantes del municipio aronero dio la oportunidad a un grupo de empresarios, inversores emprendedores a encontrar una solución a esta tétrica imagen regulando este cambio social en el Sur. Estos empresarios fueron y siguen siendo el "Baratillo los Verdes, S.L.", integrando en una zona privada al colectivo de vendedores ambulantes y artesanos, sacándoles de las calles, hacia un recinto privado que no es otro que el Mercadillo del Baratillo Los Verdes.

¿Por qué quiere el Ayuntamiento desaparecer ahora el Mercadillo? ¿No será que el interés de unos pequeños empresarios que fueron los primeros en criticar la venta ambulante y luego el Mercadillo piensan que, quizás, este es el momento de hincarle el diente desarrollando una nueva construcción y ejerciendo la presión del voto? De ser así, el pueblo confía más en la equidad judicial que en la posible usurpación de un derecho adquirido.

Estos empresarios siguen demostrando a nuestra sociedad sureña, y a los políticos de Arona, en particular; que existe para los jóvenes sin aparente futuro oportunidades de negocio, de realización personal y profesional a través de este trampolín que está transformando la situación social, cultural y económica de algunas familias artesanas en precario. ¿Acaso habrá otro fin encubierto en este municipio que no sea el reparto de la túnica?

Una vez más, el pueblo da la razón a estos empresarios privados, al creer en esta alternativa social ayudando a mejorar algo más que las polvorientas calles de los barrios de Arona. Han demostrado a la sociedad sureña, a políticos y empresarios, que esta fórmula realizada con inversión privada durante siete largos años, pagando religiosamente sus impuestos, sigue siendo la mejor solución en la erradicación de este problema que se podría volver en nuestra contra, en las zonas turísticas de Los Cristianos y Adeje.

La gran duda de los ciudadanos está en el cambio de mano por los intereses existentes, al parecer, hacia la Asociación de Empresarios de Los Cristianos, que tanto les criticó, pues el Mercadillo ya permanecerá de por vida al haber sido institucionalizado por el "Baratillo los Verdes! y por donde pasan algo más de diez mil personas. Pues no existen irregularidades ni expediente que lo justifique, hasta hoy. Los ciudadanos, cansados de ver cómo se lapidan nuestros impuestos, exigimos responsabilidades políticas y económicas encubiertas a la sombra de la frase tan manida: "El pueblo lo pagará con sus impuestos".

* Secretario del CIT-Sur

ANTONIO PASTOR *