Venezuela
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
Los alcaldes del PP no acudirán a la reunión convocada por Clavijo para analizar el Fdcan leer

La oposición dejó sentir su poder de convocatoria en las calles de Caracas

La última multitudinaria protesta contra el presidente venezolano, Hugo Chavez, convocada por la Coordinadora Democrática, ha servido para que los sectores contrarios al Gobierno atemperasen las críticas vertidas desde el oficialismo sobre su falta de unidad.

28/sep/02 6:47 AM
Edición impresa

Anuncian otra movilización

Los opositores venezolanos agrupados en la Coordinadora Democrática (CD) protestarán nuevamente en las calles de Caracas el 10 de octubre para rechazar las políticas del gobierno del presidente Hugo Chávez. Así lo confirmó ayer, un día después de la concentración de protesta de miles de personas cerca de la base aérea de La Carlota, el presidente del Movimiento Al Socialismo (MAS), Felipe Mujica. El dirigente político apuntó la posibilidad de que en esa misma fecha se anuncie una próxima huelga general. Añadió que a partir del lunes la Coordinadora Democrática discutirá junto a la patronal Fedecámaras y la Confederación de Trabajadores de Venezuela (CTV), principal sindicato del país, el día y la duración del paro general. "Existe una decisión de la CTV y Fedecámaras para convocar el paro, pero la fecha definitiva será discutida antes con la CD".

EFE, Caracas

Miles de personas se concentraron en la tarde del jueves, de forma pacífica en las cercanías de la base aérea militar de La Carlota, en el sureste de Caracas, una de las ocho zonas de "seguridad" bajo jurisdicción castrense, decretadas por el Gobierno la semana pasada.

La concentración convocada por la Coordinadora Democrática, que agrupa a numerosos partidos y asociaciones civiles de la oposición, comenzó con un minuto de silencio por las víctimas registradas en la crisis del pasado mes de abril y el asesinato, el pasado miércoles, de un activista opositor.

El Ministerio de Defensa autorizó la concentración a última hora del miércoles, después de que la Organización de Estados Americanos (OEA) intercediera con "sus buenos oficios" ante Chavéz, según resaltó ayer la prensa local.

El permiso fue interpretado por representantes de la oposición como una debilidad del Gobierno, frente al poder de la sociedad civil.

Condescendencia

"Lo que pretendió ser una demostración de autoridad terminó convirtiéndose en un ejercicio de condescendencia", declaró el secretario general del partido opositor Primero Justicia, José Luis Farías.

Unos 2 mil agentes de la Policía Metropolitana estuvieron encargados de la seguridad de la protesta, que transcurrió sin incidentes.

Portavoces de la oposición señalaron que la protesta ha servido para que los venezolanos recuperaran los espacios que el Gobierno recientemente decretó áreas restringidas bajo jurisdicción militar.

Al término de la manifestación, la convocante Coordinadora Democrática distribuyó un comunicado en el que afirma que las recientes decisiones administrativas del Ejecutivo de Chávez "colocan al pueblo de Venezuela frente a un Estado de Excepción, sin cumplirse con los requisitos previos en el estamento jurídico".