La Laguna

La Esclavitud y varios expertos opinan que el Cristo necesita una restauración

La doctora Carmen Bermúdez considera "lamentable" que todavía no se le haya aplicado a la talla un adecuado tratamiento de conservación.

EFE, La Laguna
29/sep/02 14:15 PM
Edición impresa
EFE, La Laguna

El Cristo de La Laguna, declarado Bien de Interés Cultural (BIC), necesita ser restaurado, dijeron el esclavo mayor de la Pontificia, Real y Venerable Esclavitud, Juan José Pérez García, y varios expertos en la materia.

Sin embargo, Pérez manifestó que la Esclavitud no permitirá que esta imagen del siglo XVI "la restaure cualquiera" y sin que se ofrezcan las máximas garantías. Espera que antes de que acabe su mandato, en febrero, se hayan agilizado todos los trámites que requiere el Cabildo de Tenerife para intervenir la talla y señaló que "en Canarias ahora mismo no hay restauradores facultados para llevar a cabo un asunto tan importante".

"Al haber sido declarado BIC por el Gobierno Canario, la última decisión sobre la restauración de la imagen corresponderá a la Comisión Insular de Patrimonio Histórico el Cabildo de Tenerife.

El portavoz de la Esclavitud comentó que "lo que queremos es que la talla vuelva a su estado original; de lo que se trata es de salvar al Cristo de La Laguna, aunque podrían pasar tres generaciones sin que sea restaurado y seguiría ahí".

La doctora en Restauración de escultura en madera policromada de la Universidad de Granada Carmen Bermúdez Sánchez se mostró más preocupada por el estado de "esta talla única", y consideró "lamentable" que todavía no se le haya hecho un tratamiento de conservación.

Carmen Bermúdez dijo que en este tipo de intervenciones existe la problemática del carácter devocional de la obra, "la gente está acostumbrada a ver la imagen de una forma, sin embargo, hay que entender que el oscurecimiento de la talla se debe a la suciedad y ésta le perjudica", señaló.

El restaurador canario Pablo Amador, responsable de la restauración del cuadro de Las Ánimas de la Catedral de La Laguna, entre otras piezas del patrimonio artístico de Canarias, afirmó que el Cristo lagunero ha perdido de un 10 al 15% de su policromía.

Amador, que en 1999 ya recomendó en un informe la intervención inmediata del Cristo, dijo que el problema es que la gente tiene miedo a que el Crucificado pierda su color, extremo que en su opinión es evitable con una restauración adecuada.

Policromía

Explicó que además de perder parte de su policromía, el Crucificado tiene fracturas en la cara, en la espalda y en el muslo "de considerable grosor" y aseguró que en el caso de la cara, ésta no se ha terminado de abrir gracias a la corona de espinas que la sujeta.

Para este licenciado en Restauración por la Universidad de Granada, "con cada centímetro de policromía que pierde el Cristo, se pierde parte de su historia".

Destacó la importancia de la policromía en la obra, pues "sin ella sería otra cosa", y explicó que cuando en el siglo XVI se tallaba una imagen, se hacía pensando en que después se iba a policromar, por lo que, ambos - talla y policromado - se complementan y determinan la calidad plástica e histórica de la obra, indicó.