Sucesos

Desarticulan una red dedicada a la recarga fraudulenta de tarjetas de teléfonos móviles

En el operativo desarrollado en La Palma fueron detenidos por la Policía Judicial de la Guardia Civil tres amigos, supuestamente los cabecillas y que habían realizado entre 200 y 900 recargas cada uno. El monto de la estafa supera los 480 mil euros (unos 80 millones de pesetas).

EL DÍA, S/C de Tenerife
29/sep/02 9:48 AM
Edición impresa

Una red formada por tres amigos, D.P.F., de 25 años; G.C.A., de 30, y O.G.D., de 37, que se dedicaba a la recarga de teléfonos móviles y que había realizado entre 200 y 900 recargas cada uno, con las que supuestamente cometieron una estafa por valor de 480 mil euros (unos 80 millones de pesetas), fue desarticulada por el equipo de Policía Judicial de la Guardia Civil de Los Llanos de Aridane (La Palma), que con este servicio se sitúan a la cabeza en el número de detenidos y hechos esclarecidos de los distintos grupos de esta unidad del Archipiélago.

Además, descubrieron una nueva modalidad de fraude en recargas de las tarjetas prepago de teléfonos móviles que ha ocasionado enormes pérdidas económicas a la entidad bancaria que ha tomado medidas dentro de su departamento de informática y medios de pago para evitar en los sucesivo estas estafas.

En la operación han sido detenidas hasta el momento otras 30 personas que habían efectuado al menos 3.200 recargas fraudulentas de tarjetas de teléfonos móviles, que efectuaron en ocho cajeros de una entidad bancaria concreta en los municipios palmeros de Santa Cruz de La Palma, Fuencaliente, Barlovento, San Andrés y Sauces, El Paso y Los Llanos de Aridane.

Para ello, los agentes tuvieron que solicitar permiso para efectuar dos registros domiciliarios, en lo que se recuperaron unas 20 tarjetas. Los fraudes dieron comienzo en el mes de mayo, pero hasta finales de agosto no se detectó esta estafa, cuando en un servicio paralelo los efectivos de la Guardia Civil localizaron a un individuo que tenía en su poder numerosas tarjetas de teléfonos móviles sin que pudiera explicar su procedencia legítima. Los investigadores hilvanando cabos y con una serie de pruebas indiciarias, que las fuentes consultadas por EL DÍA no han querido revelar, llegaron a la conclusión de que lo que hacían los detenidos era recargar las tarjetas prepago de manera gratuita mediante la manipulación del teléfono móvil, teniendo como única condición el que la tarjeta de débito no tuviese saldo.

En la mayoría de las operaciones la recarga se realizaba por un importe de 150 euros. Al darse cuenta de la importancia del fraude, la Policía Judicial solicitó el preceptivo mandamiento judicial para obtener los listados de las operaciones realizadas en los cajeros del banco afectado. Esta información se completó con la obtención del nombre de los titulares de dichas tarjetas. Los detenidos, junto con las diligencias instruídas por la Guardia Civil, fueron presentadas ante el juzgado de guardia de la Capital palmera.