Tenerife

El Cabildo no encuentra pisos de alquiler para tutelar a menores

José Manuel Bermúdez se queja de la poca disposición que tienen sus dueños, incluso para venderlos, y pide al Ejecutivo Regional que sea más flexible en los requisitos que deben reunir.

EL DÍA, S/C de Tenerife
30/sep/02 12:07 PM
Edición impresa

El consejero insular de Asuntos Sociales, José Manuel Bermúdez, ha reconocido a este periódico las "enormes dificultades" que está teniendo el Cabildo tinerfeño para encontrar pisos en régimen de alquiler con los que hacer frente a sus compromisos de apertura de instalaciones para dar tutela a menores en situación de exclusión social.

Según advierte el máximo responsable de dar cobertura social a este colectivo, los propietarios de los escasos inmuebles que logra hallar el Cabildo para poner en marcha pisos de acogida se niegan a que éstos sean utilizados con dicho fin.

El temor a que los menores causen problemas a la vecindad o daños al inmueble suele esconderse tras una negativa que llevada al extremo puede hacerles rechazar ofertas de compra. Ni siquiera la garantía de que un educador está al frente de la convivencia logra convencerlos.

Ello provoca con excesiva frecuencia que el Cabildo renuncie al inmueble elegido y tenga que comenzar de nuevo con la selección, una tarea que, según Bermúdez, ocupa actualmente a varias inmobiliarias, incapaces en la mayoría de los casos de encontrar la cantidad de pisos requerida.

Problema acuciante

La premura por encontrarlos es tan acuciante que el consejero califica este problema como "el mayor que tiene actualmente el Área del Menor del Cabildo", por encima incluso de dificultades financieras o de disposición de personal.

Además, la situación se agrava si se tiene en cuenta que no todos los pisos se adaptan a las características exigidas por la Ley y por las circunstancias que atraviesan los menores.

Según detalló Bermúdez, los pisos tutelados no pueden montarse en lugares aislados, sino cercanos a los núcleos urbanos, y el Gobierno de Canarias exige además que tengan unas condiciones de habitabilidad que a menudo son demasiado exigentes.

Por ello, "les hemos pedido que sean un poco flexibles en este asunto, porque si encima que nos cuesta horrores encontrar un piso, luego nos ponen excesivas trabas...", se queja el consejero insular.

Bermúdez augura que, de no haber un poco más de sensibilidad por parte de los propietarios y vecinos, la situación puede volverse insostenible, toda vez que los compromisos del Cabildo Insular para montar este tipo de pisos son muchos en los próximos años.