Tenerife
EDITORIAL:

- Política canaria en la Unión Europea de las regiones - Asuntos para no olvidar


6/oct/02 12:08 PM
Edición impresa

LAS GESTIONES DE ROMÁN Rodríguez y de Adán Martín durante los últimos días, en Bruselas y en París, respectivamente, hemos de anotarlas en el haber del Ejecutivo Autónomo. Las cosas como son. Y no nos duelen prendas en reconocer el trabajo positivo, cuando éste es evidente, oportuno, serio, acertado.

Los contactos del vicepresidente con la ministra francesa de Ultramar, señora Girardin; con el senador de la isla Reunión, Virapluye, y con el embajador español Elorza en el país galo han tenido un claro énfasis coordinador. Dentro de los "Quince", corresponde en primer término a Francia, España y Portugal conseguir el singular, específico encuadramiento de las Regiones Ultraperiféricas (RUP) en la Unión Europea ampliada. Así como sostener, después del año 2006, los fondos estructurales y de cohesión, una vez que se integren en la UE los países ahora candidatos. Naciones éstas, por cierto, de inferior desarrollo al de nuestras Islas.

Esa tarea, la de consolidar las peculiaridades, jurídicas y políticas, de Canarias y de las otras RUP en el Derecho Comunitario de la nueva Constitución Europea, a partir del artículo 299.2 del Tratado de Amsterdam, exige el ritmo de la constancia. En realidad, ese quehacer, emprendido hace años por los Gobiernos de este Archipiélago Atlántico y del Estado, ya ha dado, entre otros resultados, los del AIEM, la ZEC o el POSEICAN Agrícola e Industrial.

Las negociaciones, las de ahora y las del cuatrienio venidero, además de no decaer, precisan del entendimiento pleno. Sin fisuras o divergencias entre los dirigentes de unos territorios, no mendicantes en absoluto de privilegios, sino comprometidos a obtener los reconocimientos legales demandados por sus realidades y circunstancias naturales. En ello bregó Martín Menis.

*** *** ***

EN LA CAPITAL COMUNITARIA, el presidente, en las reuniones con Giscard d Estaing, el comisario Barnier y Romano Prodi, hizo lo propio. Fue asimismo pragmático. Abundó en el marco que la Unión Europea ha de dispensarnos en el futuro, sin soslayar, de paso, el gravísimo problema de la inmigración irregular.

El titular de la Comisión Europea, coherente con los compromisos adquiridos en la "cumbre" de Sevilla, manifestó que las acciones en materia migratoria y de control de fronteras configurarán en el futuro una de las grandes políticas comunes de la UE. Y ahí Román Rodríguez urgió a Prodi en las concreciones a corto plazo, tras exponerle que si Canarias, por un lado, constituye una excepcional plataforma para los intereses y los negocios de la Europa Comunitaria en el área; por otro, nuestra condición de frontera sur, muy alejada del continente europeo y tan cercana al africano, nos hace sufrir, en mayor grado, la arribada de cuantos huyen del hambre, la desesperación y el subdesarrollo.

Son tales particularidades insulares las que aún no terminan de comprenderse en Bruselas, ni en la Villa y Corte de Madrid, ni tampoco en algún caso en el propio Archipiélago.

Ante lo que pasa con las invasiones de los "sin papeles", nos causan honda preocupación y sincero vértigo las posiciones inhibitorias, pasotas, de los gobernantes y de otros que ocupan cargos representativos. El colmo de los colmos ocurre cuando equiparan los litorales y los territorios isleños a los peninsulares, los italianos, etc., a efectos de acogida y retención. Todo un espejismo uniformizador, que ha de eliminarse mediante tácticas y estrategias inaplazables. Tampoco estaría fuera de lugar el que Romano Prodi, los comisarios de la Unión Europea, el presidente Aznar y los ministros de Exteriores de los "Quince" vinieran, invitados o no, y abrieran sus ojos a pie de playa majorera y de inseguridad callejera en otros lugares de Canarias.

*** *** ***

Asuntos para no olvidar

* En EL DÍA acogemos opiniones y planteamientos plurales de los conciudadanos. Muchísimos se sorprenden del empeño en extender los centros de retención y de acogida de la provincia de Las Palmas a la tinerfeña, cuando esos centros, repetimos, no significan ninguna solución. En G. Canaria existen sobrados inmuebles y solares sin habilitar y permanecen muy calladitos, el alcalde J.M. Soria a la cabeza, ante la "invasión blanca" que aquí ya nos afecta.

* El Cabildo de Tenerife va a destinar 290 mil euros, más de 48 millones de pesetas, para atender a menores inmigrantes "por la cuota de solidaridad con Lanzarote y Fuerteventura". ¿Ha formalizado algo parecido la corporación insular grancanaria? Pues no, que sepamos. Ay, de la insolidaridad flagrante.

EDITORIAL: