Tenerife Sur

Más de 500 personas carecen del abastecimiento público de energía

Los vecinos de Residencial Atlántida (Las Caletillas) culpan a la constructora de no abonar los derechos de enganche y la empresa dice estar dispuesta a hacerlo y permanecen a la espera de una respuesta vecinal.

EL DÍA, Candelaria
9/oct/02 19:20 PM
Edición impresa
EL DÍA, Candelaria

Las más de 500 personas que habitan en Residencial Atlántida (Las Caletillas) carecen del servicio público de abastecimiento de energía eléctrica. Las 195 viviendas que forman este complejo han sido construidas y entregadas en diversas fases (las últimas, en mayo pasado) y utilizan un grupo electrógeno para cubrir esta carencia.

La falta del suministro de energía está pendiente de la apertura de una zanja de 60 metros líneales y de la adecuación de una estación, cuantificándose dichos trabajos en más de 18 mil euros.

La constructora, Cocansa, dispuso del grupo electrógeno que ha suministrado energía hasta el momento, si bien "a finales de junio nos requieren notarialmente el pago del consumo realizado, así como del agua abastecida (este problema está prácticamente resuelto), que suma unos 60 mil euros". Desde ese momento, son los vecinos quienes asumen el gasto generado por el uso y mantenimiento del citado grupo electrógeno, "que implica un gasto mensual de 11.520 euros".

La junta de gobierno de la comunidad de propietarios, que preside Segundo Gutiérrez, aseguró a EL DÍA que la constructora ha planteado la condonación de tal deuda por el abono "de los 27 mil euros que suman el coste de la obra para conectar la luz y lo consumido en agua que dicen le debemos". El viernes celebrarán una asamblea y no descartan movilizaciones.

La empresa responde

José Ana Pérez, representante de Cocansa, dijo que están a la espera de conocer si la asamblea acepta la condonación propuesta y asumir el pago de los 27 mil euros. "Les hemos dicho que, en caso contrario, nosotros pagaremos a Unelco y les reclamaremos posteriormente los 60 mil euros que nos adeudan".

Esta situación obedece "a que siempre hay descoordinación en la ejecución de obras", añadió, "pero siempre ha habido la mejor voluntad por nuestra parte", aunque "no estamos dispuestos a soportar más coacciones".