Vivir

Se confirma la relación de las maniobras militares con la muerte de once cetáceos

Una "señal acústica intensa", atribuible en principio a los sistemas de comunicaciones que usan los militares es "el único diagnóstico que no puede ser descartado como causa" de las heridas que llevaron al fallecimiento de los animales, según el estudio de la Universidad de Las Palmas.

EFE, Las Palmas
9/oct/02 19:27 PM
Edición impresa

La muerte de once cetáceos hace dos semanas en aguas canarias tiene "relación directa" con las maniobras militares desarrolladas cerca de Fuerteventura, de acuerdo con informes científicos hechos en las Islas, aseguró ayer el director general de Política Ambiental, Juan Carlos Moreno.

Una "señal acústica intensa", sólo atribuible en principio a los sistemas de comunicaciones que usan los militares y se presume que se emplearon en dichas maniobras, es "el único diagnóstico" que "no puede ser descartado como causa" de las heridas que llevaron a la muerte a los animales, fundamentalmente hemorragias cerebrales, según un estudio elaborado de la Universidad de Las Palmas.

El informe de la Universidad, elaborado por la Unidad de Anatomía Patológica de la Facultad de Veterinaria, se basa, según explicó el responsable del departamento, Antonio Fernández, en un análisis de las vísceras de los animales que reveló que ninguna patología propia de esos mamíferos originó sus defunciones.

En ese sentido, un resumen del estudio facilitado por el Gobierno Autónomo, que convocó una rueda de Prensa en la capital grancanaria para dar a conocer las conclusiones de dos informes elaborados hasta el momento, subraya "la condición general corporal buena o muy buena de los animales" analizados.

Animales sanos

En concreto, indica que "las observaciones macroscópicas y microscópicas de los órganos y tejidos analizados descartan que los zifios estudiados padecieran algún tipo de enfermedad consuntiva de naturaleza infecciosa, degenerativa o neoplásica, ni lesiones compatibles con traumatismo provocado por embarcaciones u otros objetos, ni compatibles con la interacción con artes de pesca". "O sea, que eran animales sanos", resumió Antonio Fernández, que destacó que al investigarse los restos de los cetáceos se apreció además "un dato muy significativo, que refuerza esa tesis": que todos los animales habían ingerido alimentos poco antes de morir, sin tener tiempo si quiera para digerirlos totalmente.

Esa circunstancia "apoya el hecho de la buena salud de los animales previa a la acción-causal que derivó en sus defunciones, y que, conforme a las conclusiones de la Unidad de Anatomía Patológica de la Facultad de Veterinaria, sólo pudo ser "una señal acústica intensa".

Vidal Martín, presidente de la Sociedad Canaria para el Estudio de los Cetáceos, recalcó por otra parte el hecho de que los zifios - muy poco investigados - son "animales estrictamente oceánicos, que viven muy lejos de la costa habitualmente", otro factor que, a su entender, refuerza la opinión de que sólo las operaciones militares desarrolladas en aguas de Fuerteventura, pudieron desencadenar las muertes.

A partir de estos informes, el Gobierno Autónomo pretende "tomar decisiones", como pedir la intervención del Estado y de la Unión Europea para evitar que sucesos como estos se vuelvan a repetir.