Tenerife Sur
LO ÚLTIMO:
El hombre que echó ácido a su exnovia viajó de Italia a Tenerife solo para agredirla leer
JUAN MÁRQUEZ SIVERIO DIRECTOR DE UNELCO-ENDESA EN LA PROVINCIA

"Unelco ha realizado un proyecto modélico"

Asegura que los otros trazados planteados para la línea de alta tensión entre Granadilla y Guía de Isora fueron rechazados no por motivos económicos, sino técnicos y ecológicos

EL DÍA, Costa Adeje
10/oct/02 19:20 PM
Edición impresa

Juan Márquez Siverio, director de Unelco-Endesa en la provincia de Santa Cruz de Tenerife, discrepa en esta entrevista de que existan otras soluciones al tendido de 220 kv que unirá Granadilla con Guía de Isora y que atravesará Vilaflor. "De los que hablan a diario sobre el tema, muy pocos conocen el proyecto en profundidad, opinan de oídas, sin una base sólida", afirma. Sin querer entrar en matices técnicos, que gustan muy poco y se entienden menos, defiende la pulcritud de la empresa eléctrica y de quienes han trabajado en este proyecto, y cree que ya es hora de que se deje de hacer demagogia con este tema.

- ¿Cree que el alcalde de Vilaflor, como ha dicho el presidente del Cabildo, es insolidario?

- Pienso que Ricardo Melchior, al hacer esta afirmación, tiene presente, como todos, la visión de conjunto del problema. Efectivamente, no es sólo un problema del Sur, puesto que lo mismo podría sucederle a Santa Cruz, que se suministra de líneas que salen de Candelaria, o a Güímar, por donde pasa la línea de transporte eléctrico que une las centrales de Caletillas y Granadilla.

- Unelco dice que las líneas actuales no aguantan más, ¿cómo se ha llegado a esa insostenible situación?

- Que las líneas actuales ya no tienen capacidad para soportar más carga no es una afirmación gratuita nuestra. Tenga en cuenta que la línea de 220 kilovoltios se proyectó hace más de 14 años. Desde entonces, ya se había visto la necesidad de futuro. Si uno en su casa no planifica, es difícil que se puedan ir asumiendo en el tiempo las necesidades que surgen, por ejemplo, cuando los hijos van creciendo: universidad, compra de un coche, bodas, etc. Creo que eso lo entiende todo el mundo. En el ámbito de la electricidad, ocurre exactamente igual. Resultaría absurdo invertir sólo en lo que nos garantice el futuro de uno o dos años. Cuando se hizo la multimillonaria inversión en la central de Granadilla, se planificó la salida de la energía producida, primero uniendo esta central con la de Candelaria y luego previendo que había que atender desde allí también al resto de la Isla, creando las infraestructuras necesarias para atender a todos los clientes, entre otras, la línea de 220. Lógicamente, los continuos retrasos administrativos han provocado esta situación crítica que hoy vivimos.

Muchos años de trámites

- Hay quien dice que ahora, con el agua al cuello, se nos impone la peor solución para salvar esa crítica situación. ¿Qué tiene que decir Unelco a eso?

- Si una tramitación de 14 años, con un montón de filtros, es imponer, ya me dirá usted qué es negociar. No se nos puede acusar ni de falta de planificación ni de prepotencia, aunque ya sabe el dicho de que en el amor, como en la guerra, todo vale. Creo que se ha utilizado una dialéctica equivocada por parte de algunos, que sirve para muy poco, salvo para menoscabar la imagen de los demás, aunque sea sin una razón argumentada y con criterio.

- ¿Pero no es cierto que existen otras alternativas? El Ayuntamiento de Vilaflor encargó un estudio a la Politécnica de Madrid que ha caído en saco roto.

- Nosotros hemos explicado, a todo el que ha querido oírlo, los problemas que existen, que no son económicos, aunque ese argumento se use demagógicamente contra nosotros, sino que son obstáculos técnicos, también medioambientales. Teniendo en cuenta todos esos condicionantes a otras alternativas, quien se preocupe por analizarlos sabrá que eliminan cualquier otra posibilidad y que la alternativa aprobada es la mejor. Aun así, ya ve, todavía hay quien habla de hacer una línea submarina, sin saber nada de electricidad ni de la plataforma marina canaria, ni de los recursos naturales que hay alrededor de nuestra costa. En cuanto al trazado subterráneo, parece que el problema dejará de existir si hacemos que desaparezca, o sea, que si no vemos la línea ya no hay ninguna pega. Esta visión es absolutamente simplista, porque cuando se dice esto se habla en genérico, sin concretar por dónde, plazos de ejecución, infraestructuras que se verían afectadas, daños al paisaje, núcleos poblacionales cercanos, resolución de averías, campos electromagnéticos y un largo etcétera.

- ¿Y qué ocurre con el reforzamiento a 132 kilovoltios de las actuales líneas de 66 que proponía el estudio encargado por el Ayuntamiento de Vilaflor?

- Cuando nos han preguntado, siempre hemos dicho que, nuestra opinión en este tema, es una reflexión basada sólo en lo que hemos leído en los periódicos u oído en algún otro medio de comunicación. No hemos tenido acceso al estudio, pero el Gobierno sí, y tengo entendido que no ha visto viabilidad en él. En cualquier caso, concretamente en relación con esa solución, creo que el propio autor del estudio asume que esa solución lo sería para un corto plazo y no detalla cómo se haría. ¿Quién asume que desconectemos durante días y horas las actuales líneas, en las que estamos corriendo alto riesgo para hacer con gran dificultad el mantenimiento técnico, a consecuencia de la sobresaturación, para poner en práctica una solución de corto plazo?

- ¿Y si la hubieran acometido antes de llegar a una situación tan límite como la actual?

- Como le comentaba antes, a nadie se le esconde que las inversiones empresariales se hacen a largo plazo, igual que en los hogares, vaya; nadie se gasta un dineral en un coche para que le dure sólo dos años. Pues esto hubiera sido igual de absurdo, dado el crecimiento de demanda eléctrica que ha experimentado Canarias en los últimos veinte años.

- Aunque asumiéramos que la solución aérea es mejor, ¿por qué por Vilaflor? ¿por qué por espacios protegidos?

- El trazado, al contrario de lo que se ha dicho, no es ningún antojo. Unelco siempre se ha guiado por un criterio muy profesional, porque contamos además con excelentes profesionales. Se estudiaron más de 15 trazados distintos, y se fueron depurando y desechando en la medida en que afectaban a otros parámetros que tienen un valor singular que, por otra parte, no determina Unelco, como son, por ejemplo, la cercanía a núcleos habitados, pendientes del terreno, barrancos, miradores, la existencia de condiciones orográficas imposibles, flora y fauna, y un largo etcétera. Con respecto a Vilaflor, concretamente, se han dicho tantas cosas inciertas - que si nos vamos a cargar pinos centenarios, que si el Pino Gordo, que si pasa la línea por el centro del pueblo - que, desafortunadamente, la gente puede pensar que todos estamos contra el pueblo, algo que a nadie de los que hemos vivido este proyecto desde el principio se nos hubiera ocurrido pensar jamás.

- ¿Le parece irracional, entonces, la postura de quienes apoyan el movimiento por Vilaflor?

- Sinceramente, y con todos mis respetos, puedo entender que las posturas idealistas despiertan más simpatías, pero lo que no me parece coherente es que juguemos con el futuro de la Isla, más aún cuando Unelco ha realizado un proyecto modélico y ha cumplido exquisitamente con todos los trámites administrativos para llegar a donde estamos; eso, incluyendo la licencia para esta obra que nos otorgó en 1992 el mismo alcalde de Vilaflor y la certificación que seis años después, en enero de 1998, remitió a Unelco, después de la exposición pública en el Ayuntamiento, comunicando que no había alegaciones al proyecto. No sé si políticamente esto es admisible, pero no es de recibo que haga demagogia fuera de plazo, cuando no una, sino por dos veces, no vio reparo alguno al mismo proyecto.

JUAN MÁRQUEZ SIVERIO DIRECTOR DE UNELCO-ENDESA EN LA PROVINCIA