Venezuela

Más de un millón de venezolanos piden en Caracas la salida de Chávez

La oposición exige, este año, elecciones anticipadas o un referéndum revocatorio del mandato del presidente. Si no hay respuesta en unos días, convocará un "paro cívico"

COLPISA, Caracas
11/oct/02 19:28 PM
Edición impresa

La oposición al presidente de Venezuela, Hugo Chávez, madrugó para participar en la "Toma de Caracas". Según la Coordinadora Democrática, que aglutina a varios partidos y movimientos opositores, más de un millón de personas se sumaron a la manifestación convocada para forzar una salida a la crisis institucional que sufre el país desde hace meses, que pasa por el alejamiento de Hugo Chávez del poder.

Pero también salieron a la calle grupos de simpatizantes chavistas y se produjeron algunos incidentes al intentar cortar carreteras y accesos a la capital.

La tensión que reinó en los días previos a la marcha se incrementó de víspera a pesar, o tal vez a causa, de la movilización militar, que con tanques incluidos, se situaron en lugares estratégicos de la capital venezolana, en particular en las proximidades de la sede del Gobierno.

Centenares de miles de opositores, que durante los 9 kilómetros de recorrido no dejaron de hacer ruido con silbatos, cacerolas, carracas y consignas contra Chávez, emplazaron al Gobierno de éste a resolver la crisis antes del 21 de octubre.

Carlos Fernández, presidente de la patronal Fedecámaras, señaló que piden al Ejecutivo "la convocatoria de elecciones, un referéndum revocatorio, una salida a la crisis. (...) Si no hay respuesta en diez días, automáticamente se activan las otras acciones que tienen que llevarse a cabo".

Exigencias

La oposición condicionó la obtención de resultados concretos: la convocatoria, este mismo año, de elecciones generales anticipadas o de un referéndum revocatorio del mandato de Chávez, con la profundización de las protestas con nuevas marchas y un paro cívico nacional el 21 de este mes.

La agrupación empresarial y la Confederación de Trabajadores de Venezuela (CTV) mantienen desde el año pasado un atípico maridaje para acabar con el polémico presidente. Al igual que ayer, fueron los patrocinadores de la protesta que el pasado 11 de abril dio lugar al golpe de Estado que alejó a Hugo Chávez del poder durante 48 horas.

En esta ocasión, denunciaron el temor de que infiltrados chavistas se incorporasen a las filas opositoras para crear violencia y facilitar la intervención de la policía, ya que, según Fernández, "el Gobierno sí quiere que haya enfrentamiento en la sociedad". El representante de la oposición aseveró que "tenemos conocimiento de que dentro de la marcha van a meter infiltrados (...) para provocar y enardecer a las masas e invitarlos a que vayan a Miraflores (sede del Gobierno)".

Francotiradores

Las autoridades desplegaron a la Guardia Nacional y la Policía en puntos neurálgicos de la ciudad, así como a francotiradores en las proximidades del palacio de Miraflores. El ministro de Defensa, José Luis Prieto, explicó que durante la marcha que los opositores denominaron la "madre de todas las marchas", se situaron "contrafrancotiradores bajo la supervisión del ministerio público y con la única responsabilidad de resguardar la vida de los ciudadanos venezolanos".

Los oficialistas, por su parte, organizaron una contramarcha para defender al presidente Hugo Chávez. Se concentraron en la llamada "esquina caliente" de la plaza Bolívar para "defender la revolución, defender al presidente y defender a la Constitución", según la chavista Merlis Chirinos.