Vivir

Jimmy Carter se cubre de PAZ

El ex presidente de los Estados Unidos fue galardonado ayer con el Premio Nobel de la Paz 2002 por su compromiso con los derechos humanos y la resolución de los conflictos.

Javier Solana:
12/oct/02 19:28 PM
Edición impresa

El representante de la Unión Europea (UE) para la Política Exterior, Javier Solana, acogió con alegría la concesión del Premio Nobel de la Paz a Jimmy Carter, de quien dijo que "como ex presidente es un hombre de bien, que se lo merece. ¡Es fantástico, le felicito!", dijo Solana en Berlín al conocer la concesión.

Rigoberta Menchú: La Premio Nobel de la Paz Rigoberta Menchú felicitó ayer al ex presidente de Estados Unidos Jimmy Carter por recibir ese galardón y le pidió que lo utilice "en favor de la paz, en contra de la guerra". Carter debe usar su nuevo título "en favor de la gente, de las causas justas, porque necesitamos sumar fuerzas", dijo ayer en Las Palmas.

Baltasar Garzón: El juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón, candidato al Nobel de la Paz 2002, expresó su enhorabuena a Jimmy Carter por la concesión del galardón, y aseguró que espera que "hayan acertado y que la labor que hace Carter en su fundación de mediación siga produciendo efectos y ayude a pacificar la situación actual del mundo, y que tenga una incidencia muy directa en que la guerra de Irak no se produzca".

EFE, Atlanta

El ex presidente de Estados Unidos Jimmy Carter, galardonado ayer con el premio Nobel de la Paz 2002, aseguró que, sin duda alguna, este premio "anima a la gente a pensar sobre la paz y los derechos humanos".

Desde Atlanta, donde reside, Carter explicó que cuando dejó de ser presidente pensó que era "muy joven" para alejarse del mundo.

"Me di cuenta de que aún me quedaban tal vez más de 25 años de vida activa", dijo, visiblemente satisfecho por la concesión del Premio.

Por eso, según indicó, decidió capitalizar "la influencia que tenía como ex presidente de la Nación más grande del mundo" y se dedicó a trabajar constantemente en distintas causas humanitarias hasta conseguir una merecida fama que, en tono cariñoso, los estadounidenses resumen como "el mejor ex presidente de EE UU".

En sus primeras declaraciones tras conocer la concesión del Nobel, Carter aseguró que, mientras le queden fuerzas, continuará luchando "por la paz, los derechos humanos y la eliminación del sufrimiento en el mundo".

Con el paso de los años, Carter se ha convertido en un defensor del diálogo como vía de solución de los problemas y hoy tuvo especial cuidado en evitar comentar la resolución aprobada esta madrugada por el Senado de EE UU, en la que se autoriza a George W. Bush a usar la fuerza contra Irak si llega el caso.

El Centro Carter de Atlanta, creado en 1982, cuando Jimmy Carter terminó su mandato como presidente de Estados Unidos, es una institución comprometida con los derechos humanos, con la resolución de conflictos, con la libertad y la democracia.

Carter "ha asumido una labor muy amplia y perseverante para resolver conflictos en distintos continentes... Se ha comprometido con los derechos humanos y también ha servido como observador en innumerables elecciones en todos los continentes", señaló el Comité.