Nacional

El Rey presidió el desfile de la Fiesta Nacional

Unos 2 mil policías vigilaron el recorrido por el madrileño Paseo de la Castellana y plaza de Colón. Cerca de cinco mil militares, entre ellos 300 mujeres, 240 vehículos y 80 aviones y helicópteros tomaron parte en los actos conmemorativos del 12 de octubre. Al lado de la familia real, estuvieron las primeras autoridades del país.

COLPISA, Madrid
13/oct/02 19:28 PM
Edición impresa

El rey Juan Carlos presidió ayer en la madrileña plaza de Colón los actos conmemorativos del 12 de octubre, día de la Fiesta Nacional, a los que asistieron miles de personas. Desfilaron cerca de 5 mil militares, entre ellos 300 mujeres, 240 vehículos y 80 aviones y helicópteros. Al lado del Rey, el Gobierno en pleno con José María Aznar a la cabeza, las presidentas del Congreso y del Senado y el presidente del Tribunal Constitucional. También asistieron ocho presidentes autonómicos, el líder de la oposición, José Luis Rodríguez Zapatero, y los ex presidentes Adolfo Suárez y Leopoldo Calvo Sotelo, además de otras autoridades civiles y militares.

La seguridad fue una de las características más sobresalientes del tradicional desfile militar. En esta edición, unos dos mil policías velaron por la seguridad de los actos.

El acto comenzó con la habitual rendición de honores, después, don Juan Carlos, que vestía el uniforme de capitán general del Ejército, pasó revista a las tropas de la Guardia Real y saludó a los miembros del Gobierno y al resto de autoridades. A continuación, una representación de los tres Ejércitos y de la Guardia Civil procedió al izado de la bandera de España al son del himno nacional.

Cuando el Rey depositó ante el mástil de la bandera una corona, sonó una descarga de fusilería y siete aviones de la patrulla "Águila" del Ejército del Aire sobrevolaron a baja altura el lugar y dejaron tras una estela de humo con los colores rojo y amarillo.

Despliegue aéreo

El desfile comenzó con el pase de aeronaves. La comitiva aérea estuvo encabezada por los cazas F-18 "Hornet", aviones de combate Mirage-F1 y F5, que realizan misiones de vigilancia y defensa del espacio aéreo. A continuación, desfilaron en formación aviones de transporte CASA-295, los P-3 Orion de espionaje y lucha antisubmarina, helicópteros de transporte y de la Fuerza de Maniobra del Ejército de Tierra. También participaron aviones anfibios UD-13 y un Hércules, que realizó una exhibición de repostaje en vuelo de dos F-18. Cerró el desfile aéreo la patrulla acrobática, que volvió a teñir el cielo de rojigualda.

A paso marcial

Abrió el desfile terrestre la sección de motos de la Guardia Real y tras ella una unidad mixta de la Fuerza de Acción Rápida de la OTAN. También marcharon baterías de camiones y las secciones antitanque y de defensa antiaérea, con sus respectivos misiles contracarro "Tow" y antiaeronaves "Mistral". La gran novedad fue la presencia del primer carro de combate Leopard de nueva generación, que dejó paso a los antiguos "leopardos" y "pizarros", a las orugas y las baterías antiaéreas móviles de la Agrupación Acorazada.

Otra novedad fue la presencia de una representación con las banderas de todos los países con participación en el Cuartel General de la Fuerza de Reacción Rápida de la OTAN de Bétera (Valencia). Detrás, las compañías de guardamarinas y de la escuela de oficiales del Ejército del Aire, un batallón del Ejército de Tierra y otro de la Guardia Civil, que fue muy aplaudido.

A continuación, desfilaron los representantes de la Brigada Ligera Aerotransportable, esquiadores, paracaidistas y los "boinas verdes" del Mando de Operaciones Especiales de Rabasa (Alicante). Esta unidad se hizo famosa este verano tras desalojar a los soldados marroquíes que habían ocupado por unos días Isla Perejil.

Después, llegó el turno de la Legión, que desfiló a paso ligero. Fueron los más aplaudidos por el público y las autoridades, que se pusieron en pie a su paso. Los últimos en marchar a pie fueron los grupos de Regulares de Ceuta y Melilla, con su paso lento, su uniforme de color garbanzo, capas y sus gorros rojos.