Nacional
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
May supera la moción de confianza como líder del Partido Conservador leer

ETA ataca por segunda vez el cuartel de la Guardia Civil en el pueblo navarro de Urdax

Dos de los cinco explosivos dispuestos en tubos lanzagranadas contra el acuartelamiento impactaron en el edificio. No hubo que lamentar desgracias personales, aunque algunos agentes sufrieron heridas leves por cortes de cristales, pero los daños materiales fueron considerables.

COLPISA, Pamplona
13/oct/02 19:28 PM
Edición impresa

La docena de guardias civiles y sus familias de la casa cuartel en la localidad navarra de Urdax tuvieron un despertar sobresaltado el día que se festeja a la patrona del cuerpo, la Virgen del Pilar. Sobre las siete de la mañana, dos de los cinco explosivos que ETA había dispuesto en tubos lanzagranadas contra el acuartelamiento impactaron en el edificio. No hubo que lamentar desgracias personales, aunque algunos agentes sufrieron heridas leves por cortes de cristales, pero los daños materiales fueron considerables.

Fue la segunda vez que esta casa cuartel sufre un atentado con el mismo procedimiento: granadas lanzadas desde un monte cercano. En 1996, ETA también atentó contra estas instalaciones de la Guardia Civil desde el monte situado a un centenar de metros. En esta ocasión, los terroristas emplearon cinco tubos lanzagranadas que se activaron a las siete de la mañana mediante un temporizador.

Sólo dos de los cinco artefactos dieron en el blanco elegido, aunque no penetraron en el interior del inmueble, otro cayó a un río, el cuarto estalló en el interior del tubo y el quinto fue desactivado.

Los artificieros de los TEDAX de la Guardia Civil, después de inutilizar la granada que quedó sin detonar en el quinto tubo, rastrearan la zona para comprobar que no había trampas y su búsqueda no detectó nada.

Los dos impactos en la casa cuartel dañaron dos viviendas, rompieron gran cantidad de cristales y desconcharon algunas paredes. A consecuencia de la rotura de ventanas, algunos agentes sufrieron cortes que no revistieron gravedad.

El delegado del Gobierno en Navarra, José Carlos Iribas, explicó que "la primera hipótesis es que Francia está al lado" por lo que es factible pensar que un comando cruzara el límite fronterizo perpetrara el atentado y se fugara por donde había venido. Iribas apuntó que no existen indicios de la presencia de un comando de ETA estable en la comunidad, lo que lleva a pensar que se trató de un grupo de terroristas que se desplazó a Urdax. Este pueblo está a escasos kilómetros de la frontera con Francia y del límite con Guipúzcoa. Tampoco se encuentra lejos de la casa cuartel de Leiza, uno de cuyos guardias murió en un atentado de ETA con una pancarta bomba el 24 de septiembre.