Santa Cruz de Tenerife
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
La Policía detiene en Zaragoza al 'Rey del Cachopo' leer

Una muchedumbre de payasos protagoniza el "collage" del cartel del próximo Carnaval

Donald Baechler revela a EL DÍA que sobre un fondo negro y crema resalta en color "una cara loca en el centro". Además, afirma que la figura femenina es un componente de la creación.

HUMBERTO GONAR, S/C de Tenerife
13/oct/02 19:28 PM
Edición impresa

Donald Baechler, autor del cartel del Carnaval 2003, desveló a EL DÍA el contenido del "collage" que ha presentado a Fiestas para la edición del próximo año, que ha resumido como "una muchedumbre de payasos con una cara loca en el centro".

Baechler, en respuesta a un cuestionario remitido por este periódico, precisó que los diferentes payasos que componen la obra "representan la variedad de murgas y la marabunta de personas que transitan por las calles en esos días". Explicó que los colores del fondo son negro y crema, aunque la figura central y las palabras están coloreadas, con el fin de que destaquen del resto.

"La figura femenina es un componente de esta creación, pero lleva un disfraz de payaso como todo el mundo", explicó el artista, quien señaló que a pesar de no ser tradicional ver a las mujeres con esta vestimenta, ha buscado un elemento universal para representar el Carnaval.

"Desafortunadamente, tengo poca experiencia en pinturas con la figura femenina", manifestó el artista norteamericano, al tiempo que señaló que había oído hablar de los Carnavales de Tenerife durante muchos años, cuando visitaba la Capital para ver exposiciones en la Galería de Arte Leyendecker.

"Muchos de los restaurantes que visité estaban llenos de carteles de años anteriores", señaló. Asimismo, recordó que su amigo Jiri Georg Dokoupil se entusiasmó cuando le invitaron a hacer el póster, lo que consideró un honor, "lo mismo que pensé yo cuando se me invitó a ser el artista del cartel para esta edición".

Adelantó que se inspiró en los locales de ensayo de las murgas, que visitó en su último viaje a Santa Cruz, "en los que intenté descubrir esta obsesión cultural" y que ha tardado más de dos meses en llevarlo a cabo. También ha querido reflejar el espíritu "por pasárselo bien que se observa en las calles".