Tenerife

Todos miran al norte menos Aena

Los partidos están de acuerdo en que la mejor opción
para la segunda pista del "Reina Sofía" es la situada
al norte de la actual, aunque los técnicos de
Aeropuertos Españoles y Navegación Aérea presionan
para que sea la "sur", más barata.


13/oct/02 12:08 PM
Edición impresa

El ministro de Fomento, Francisco Álvarez Cascos, anunció el 25 de septiembre que el informe técnico encargado a un equipo holandés para determinar qué pista se construirá en el Aeropuerto Tenerife-Sur estaría listo "en días" y que el encargo se produciría a partir de los dos meses siguientes. Si se conviene en dar por buenos estos cálculos, el diseño del sistema aeroportuario de la isla quedaría prácticamente definido y a la espera únicamente de su concreción sobre el terreno. Para hablar de los aeropuertos tinerfeños, este periódico sentó en torno a su última mesa de debate al presidente del Cabildo de Tenerife, Ricardo Melchior; a la alcaldesa de La Laguna, Ana Oramas; al alcalde de Puerto de la Cruz, Salvador García, y al coordinador de la comisión de Transportes del PP de Tenerife y piloto de profesión, Adolfo Maruri.

Nadie parece discutir la necesidad de una nueva pista en el "Reina Sofía" que asuma el incremento del tráfico previsto para los próximos años y que deje a este recinto con infraestructuras "para toda la vida". Lo que ocurre es que a diez años vista de las primeras demandas sobre una segunda pista (en 1992 se produjo un socavón que puso al aeropuerto en una situación límite) todavía no se conoce con exactitud si estará al sur o al norte de la actual.

Melchior recordó durante el debate que la opción preferida por el Cabildo es la solución norte, que permitiría unas 85 operaciones por hora, frente a las 30 actuales. Pero hay un problema, el económico. La solución "norte" costaría unos 600 millones de euros (contabilizando la nueva pista y la nueva área terminal) y la "sur", la mitad.

El presidente del Cabildo reconoció que existen presiones de técnicos de Aena para que se opte por la pista sur, aunque afirmó que la palabra del ministro Cascos está empeñada en la otra opción. Es precisamente esa palabra a la que se agarran las autoridades tinerfeñas, porque a falta del informe técnico holandés, el propio plan director del aeropuerto Tenerife-Sur baraja las dos posibilidades, sin concretar ninguna de ellas.

La pista norte estaría entre la Autopista del Sur y el edificio terminal, en una cota superior en 45 metros a la actual, lo que obligaría a soluciones imaginativas para salvar esa diferencia. En cualquier caso, permitiría la realización de operaciones de manera simultánea en ambas pistas. Melchior también aportó una nueva clave sobre sus preferencias por la solución norte y tienen que ver con el futuro puerto industrial de Granadilla. Con la obra se extraerían 25 millones de metros cúbicos de material de relleno, precisamente los que harían falta para acometer la construcción del nuevo puerto, previsto en el Plan Insular de Ordenación de Tenerife (PIOT).

Integrados y comunicados

Adolfo Maruri, que es piloto de Binter y coordinador de Transportes del PP, indicó que la segunda pista de Tenerife-Sur es necesaria, pero que el debate sobre estas instalaciones se debe enfocar desde una perspectiva unitaria, de suerte que tanto el "Reina Sofía" como "Los Rodeos" estén perfectamente integrados y comunicados. Así, se permitiría la rápida conexión a los vuelos interinsulares (que operan desde Los Rodeos) de las personas que llegan por el Sur; también se debería permitir la facturación desde los dos aeropuertos. Maruri alertó en otro momento de que la diferencia de altura entre ambas pistas obligaría a una duplicidad en los servicios que atenderían ambas zonas. Este último aspecto fue contradicho por Melchior, quien aseguró que el único que habría que duplicar sería el servicio de emergencia y contra incendios. Ambas pistas tendrían también un único edificio terminal.

Otro aspecto importante del debate tuvo que ver con el encargo que se ha realizado Aena a una empresa holandesa, Naco (la misma que ha diseñado las obras de ampliación del aeropuerto de El Prat, de Barcelona) para que informe sobre la propuesta idónea. Melchior aseguró que el encargo no fue recibido con alegría desde el Cabildo, primero porque suponía una nueva demora en la toma de la decisión y, segundo, porque implica que Aena sigue sin tener claro la solución. Preguntado por la posibilidad de que el informe se pudiera acercar a las tesis defendidas por la empresa que gestiona los aeropuertos, al fin y al cabo la que lo ha pagado, Melchior dijo tener esperanzas en la profesionalidad de los técnicos. Al igual que Maruri, quien aseguró que "del informe que se ha encargado va a salir la mejor opción". El coordinador de Transportes del PP explicó que "saldrá la más completa y, lógicamente, tiene que permitir las operaciones simultáneas, porque de lo contrario no se avanzaría nada".

El presidente de la Corporación insular también aseguró que estuvo informado en todo momento de las intenciones de Aena de encargar esos estudios técnicos por el vicepresidente del Gobierno de Canarias, Adán Martín, quien fue el que personalmente se entrevistó con el secretario de Estado de Infraestructuras, Benigno Blanco. Fruto de esa reunión salió el compromiso de encargar a la consultora holandesa el estudio técnico pertinente.

La historia inconclusa de la remodelación del "Reina Sofía" tiene otro episodio de gran importancia: en 1997 sale a concurso la redacción del proyecto de la pista y de la nueva terminal y aún hoy Aena se debate entre cinco empresas finalistas.

El presidente del Cabildo aseguró que parte de los retrasos se deben a la búsqueda de la mejor solución, proceso "en el que la tenacidad de Adán Martín ha sido fundamental".

Cambios de hábitos

Entre los datos expuestos durante el debate por parte de Ricardo Melchior para justificar la necesidad de la pista norte, se incluye una previsión del crecimiento del tráfico de un 3 por ciento anual. Esta cifra, según explicó, no se corresponde con un mayor número de turistas, sino, fundamentalmente, a la disminución de la estancia media del visitante, una tendencia que se consolidará con el tiempo y que hace necesario un mayor número de operaciones aéreas para mantener la competitividad del sector.

Todos estos aspectos, junto con el menor impacto ambiental, condicionan la solución "norte" como la mejor de las posibles, una solución que depende, finalmente, de la decisión política del Ministerio de Fomento. Y ésa parece ser la baza que manejan políticos nacionalistas como el propio Melchior, Adán Martín o Paulino Rivero, porque si dependiera exclusivamente de los intereses de Aena, al fin y al cabo una empresa privada, un desenlace feliz sería más complicado.

Este periódico curso invitación a Aena para que un representante acudiera al debate, aunque no obtuvo respuesta alguna. Asimismo, el alcalde de Granadilla, Jaime González Cejas, excusó su presencia.