Venezuela

El Gobierno convoca una marcha que contrarreste la de la oposición

Hugo Chávez tratará de probar hoy que tiene tanta fuerza en la calle como el sector opositor.

EFE, Caracas
13/oct/02 19:28 PM
Edición impresa

El Gobierno del presidente Hugo Chávez intentará demostrar el apoyo popular que mantiene en el país, con una multitudinaria manifestación hoy, que contrarreste la masiva protesta opositora del jueves pasado.

El 10 de octubre, cientos de miles de venezolanos, llegados de todas las regiones, efectuaron una de las mayores manifestaciones de repudio a Hugo Chávez desde que asumió el poder en febrero de 1999.

El Gobierno señaló que la manifestación formaba parte de un plan golpista, que, al ser abortado unos días antes, limitó su alcance y loa convirtió en una demostración de protesta, normal en un sistema democrático.

También aseguró que el ex ministro socialdemócrata de Relaciones Exteriores Enrique Tejera era el elegido para presidir el Gobierno de transición que se hubiese instalado tras el golpe.

La acción del jueves fue organizada por la Coordinadora Democrática, una alianza de grupos y sectores muy heterogéneos, con intereses contrapuestos, unidos por el deseo de sacar a Chávez de la Presidencia.

El Gobierno tratará de probar hoy que tiene tanta fuerza en la calle como la oposición y que no es cierta la tesis de que "toda" la sociedad venezolana quiere que Chávez deje el poder.

Ese argumento es aireado por la Coordinadora para exigir la adopción de mecanismos extraordinarios, como el de las elecciones anticipadas, con el fin de truncar la revolución bolivariana encabezada por Chávez.

La Constitución venezolana no deja a criterio de la oposición la convocatoria de elecciones, pero recoge la posibilidad de destituir a un gobernante a la mitad de su mandato mediante un referéndum, que en el caso de Chávez podría celebrarse dentro de diez meses.

Salidas de excepción

Sin embargo, portavoces de la Coordinadora han revelado que no desean utilizar ese mecanismo constitucional, porque no les garantiza la derrota de Chávez.

Sus representantes prefieren insistir en salidas de excepción a pesar de que la Organización de Estados Americanos (OEA), la ONU, el Centro Carter e, incluso, la Unión Europea y el Gobierno de Estados Unidos han advertido de que los cambios deben hacerse en democracia y respetando la Constitución.

La patronal venezolana Fedecámaras ignoró el viernes esas recomendaciones y convocó a una huelga general para el 21 de octubre, condicionando su celebración a que, antes de esa fecha, Chávez renuncie o llame a elecciones anticipadas.