Vivir

Sube el número de presos

La cifra de nuevos reclusos se ha multiplicado por cinco en 2002 y el crecimiento desborda las 3.300 plazas que Prisiones quiere abrir en noviembre en el plan contra la delincuencia.

COLPISA, Madrid
14/oct/02 19:29 PM
Edición impresa

La población penitenciaria no crecía tan rápido desde finales de la década de los ochenta. Los últimos estudios de Instituciones Penitenciarias sobre la evolución de la colonia reclusa en 2002 han puesto en alerta al Ministerio del Interior: el número de nuevos presos ha crecido en los nueve primeros meses del año a un ritmo cinco veces superior que en 2001.

Esta evolución puede dejar en papel mojado las 3.300 nuevas plazas penitenciarias que Prisiones abrirá partir de noviembre y que iban a ser destinadas a albergar a los futuros presos del Plan Integral contra la Delincuencia.

Las estadísticas de Prisiones no dejan lugar a dudas del aumento de internos: el año pasado cada semana entraban en las 66 cárceles que gestiona el Gobierno Central y en las 11 que controla la Generalitat de Cataluña una media de 23 nuevos presos, poco más de tres reclusos diarios.

En los tres primeros trimestres de este año, ingresan en prisión cada semana 128 personas, más de 18 presos al día. Algunas semanas, incluso, han llegado a entrar, sólo en las penitenciarías dependientes de Interior, 247 reclusos (del 11 al 18 de enero).

En los centros de la Administración Central, la población penitenciaria ha crecido en apenas nueve meses un 8,4%, pasando de los 41.090 reclusos que había el 1 de enero de 2002 a los 44.546 a principios de octubre.

Detrás de este crecimiento sostenido -señalan los expertos- está el fuerte aumento de entradas de presos preventivos (reclusos a la espera de un juicio y de una sentencia firme). Este colectivo, que ya supone casi la cuarta parte del total de los reclusos, ha crecido durante 2002 un 15 5% (de 9.151 personas a 10.528), casi tres veces más que los internos penados (condenados) que aumentaron un 6,3%.

Las cárceles del Ministerio del Interior albergan en octubre a 3.456 internos más que en enero y los expertos dan por sentado que el año terminará con 4.200 presos más. Según las previsiones de la Administración, en diciembre los centros del Gobierno Central y catalán tendrán unos 53.000 reclusos (45.300 sólo en los centros que dependen de Instituciones Penitenciarias).

Se trata de unas cifras desconocidas desde la transición democrática: 6.500 nuevos presos en 12 meses, cuando en la última década el año que más había crecido la población fue 1992 con 4.438 internos. Incluso, en 1995, en 1996, en 1997 y en 2000 el número de reclusos de las cárceles de España había descendido.

Nuevas plazas

El crecimiento sin parangón de internos ha generado alarma en los responsables de las prisiones del Ministerio del Interior, que esperaban contar con nuevas celdas para afrontar la más que probable avalancha de presos que se producirá con la entrada en vigor de las reformas legislativas previstas en el denominado Plan integral contra la delincuencia .

Entre las modificaciones que tiene en proyecto el Ejecutivo para atajar la criminalidad está la de endurecer el acceso a la libertad preventiva para los delincuentes multireincidentes, con lo que es previsible que aún crezca a mayor ritmo el número de presos provisionales.

Fuentes de la administración penitenciaria confirmaron que a partir del próximo noviembre, la Dirección General de Prisiones contará con 3.300 nuevas plazas.