Sucesos

Se entrega a Garzón el principal miembro de la red de Derbah

Con su detención se cierra la "Operación Cedro", que permitió desmantelar la organización criminal que lideraba el empresario libanés Mohamed Jamil Derbah y en la que "Tano" era su guardaespaldas.

EFE, S/C de Tenerife
16/oct/02 9:49 AM
Edición impresa

El juez Baltasar Garzón ha dictado una fianza de 75 mil euros para Claudio Omar Francioni, presunto integrante de una red dedicada a la estafa de turistas en Canarias y la Costa del Sol, que ayer se presentó voluntariamente en la Audiencia Nacional tras permanecer casi un año huido.

Según informaron fuentes jurídicas, Omar Francioni explicó a Garzón que el motivo de no haberse presentado antes en el juzgado se debió a que cuando se produjeron las detenciones de los supuestos integrantes de la red, el pasado noviembre, él se estaba curando de unas heridas de bala que decidió tratarse él mismo sin ingresar en un hospital.

Sobre Claudio Omar Francioni, alias "Tano", pesaba desde el 23 de noviembre pasado una orden de busca y captura internacional a efectos de extradición al considerarle integrante de la organización criminal presuntamente liderada por el libanés Mohamed Jamil Derbah.

Derbah y otros nueve presuntos integrantes de la red ingresaron en aquella fecha en prisión por orden de Garzón, acusados de asociación ilícita, estafa continuada con múltiples perjudicados y notoria cuantía, blanqueo de capitales, falsificación de tarjetas de crédito, extorsión, cohecho, revelación de secretos y tráfico de drogas.

Según el auto de prisión, "Tano" era uno de los hombres de confianza de Derbah y se encargaba de ejecutar las órdenes relativas a las extorsiones de empresarios y comerciantes de la zona de influencia de la organización, que consistían en exigir un "impuesto" a cambio de protección, que en algunos casos alcanzaba los 3 mil euros semanales.

Encargado de las extorsiones

Si algún empresario se negaba a pagar estas cantidades, Francioni y un hermano de Derbah, Haten Jamil, supuestamente les amenazaban, y si no respondían a las amenazas pasaban "a la quema de locales, coches y palizas".

Relata además Garzón en dicho auto que Francioni y Haten Jamil fueron investigados por la Brigada Provincial de la Policía de Santa Cruz de Tenerife por su supuesta participación en el secuestro de un ciudadano guineano, Benjamin Evina.

Sobre estas investigaciones se abrió una información, ya que supuestamente este individuo conocía de la existencia de una red de narcotraficantes de los que al parecer la organización Derbah trató de sacar partido. El libanés, según Garzón, había establecido una red de información basada en sus relaciones con miembros de la Guardia Civil, Cuerpo Nacional de Policía, Banca y Prensa a través de la que detectaba cualquier investigación sobre su organización o sobre alguno de sus miembros.

La organización criminal de Derbah se constituyó, tras la detención de John Palmer, preso en el Reino Unido, en la más poderosa dentro de Canarias, teniendo una importante ramificación en la Costa del Sol, al actuar en sociedad con la organización liderada por el británico Dennis New, residente en Francia.

Según el juez, las similitudes entre los negocios de Palmer y Derbah no son casuales, ya que el libanés era el "hombre de confianza" del británico y el encargado de gestionar todos sus negocios de multipropiedad, hasta que en 2000 surgen discrepancias entre ellos y se separan.