Cultura y Espectáculos

Discrepancia total sobre la incidencia del primer día de huelga en la enseñanza pública

Los sindicatos cifran la participación de la primera jornada de huelga contra el acuerdo marco en un 60% en todo el Archipiélago, mientras que la Consejería de Educación calcula en torno a un 11%. El cumplimiento de los servicios mínimos fue motivo de polémica.

EL DÍA, S/C de Tenerife
18/oct/02 20:00 PM
Edición impresa

Unas 150 personas se concentraron ayer ante la Consejería de Educación durante la primera jornada de huelga general de la enseñanza pública en el Archipiélago, convocada por CC OO, EA - Canarias y STEC, contra el acuerdo marco por la estabilidad del profesorado suscrito por el Gobierno y Fete - UGT, Anpe, UCPL y Sepca. La Consejería cifró la participación en el paro en un 11% global, "con un seguimiento del 15% en Santa Cruz, y casi del 7 en Las Palmas".

La concentración, en la que se entregaron firmas y se leyó un manifiesto, estuvo presidida por pitos y pancartas y constituyó el colofón de dos caravanas paralelas que, partiendo desde La Orotava y Güímar, hicieron confluir en Santa Cruz a unos 50 vehículos. José Julio García, secretario insular de Comisiones Obreras, dijo que el seguimiento en Tenerife osciló entre el 60 y el 70 por ciento, "y no ha podido ser mayor dados los servicios mínimos abusivos impuestos por la Consejería, con amenazas de expediente en caso de incumplirlos". Además, en La Gomera y El Hierro "el seguimiento también ha sido masivo. Esperamos que la Consejería sea mínimamente consecuente con las peticiones de los docentes, que no son una minoría, y que se siente ya a negociar", concluyó.

Fernando Borja (STEC - IC) destacó también el alto porcentaje de profesores "incapacitados para ejercer su derecho a la huelga por esos servicios mínimos" y que, en contraposición con las zonas metropolitanas, la participación en el Sur ha sido la más relevante de toda la Isla, "con centros completamente cerrados", lo que achacó a "la falta de medios en esta zona y el fracaso del Plan Sur de la Consejería, una mera operación de marketing vacía de contenido", señaló. Indicó que los sindicatos firmantes "siguen su propia estrategia electoral, a la sombra de la Administración", descartando que alguno de ellos pueda replantearse su posición en el acuerdo y asegurando que al consejero, José Miguel Ruano, "no le queda otro remedio que abrir una negociación con la mayoría sindical". Por último, Anselmo Fariña (EA) indicó que fue un decreto de servicios mínimos, "emitido con 24 horas de antelación como viene siendo habitual", el responsable de que esa falta de participación. Según Fariña, "quedaron obligados a quedarse en los centros uno de cada tres profesores, más todo el equipo directivo". De seguir así, "se afianzará en la educación pública canaria un clima de conflicto que el propio Ruano ha buscado", sentenció.