Internacional

Cinco muertos y más de 140 heridos al explotar dos bombas en Filipinas

La mayoría de las víctimas se produjeron cuando explotó la primera bomba, hacia las 11:30, hora local, en un abarrotado centro comercial situado a unos 200 metros de las oficinas de la Policía de Zamboanga. Todos los fallecidos son de nacionalidad filipina.

EFE, Zamboanga (Filipinas)
18/oct/02 19:31 PM
Edición impresa
EFE, Zamboanga (Filipinas)

Al menos cinco personas han muerto y 146 resultaron heridas al estallar ayer dos bombas en el distrito comercial de Zamboanga (sur de Filipinas), sólo cinco días después del sangriento atentado de Bali.

Media hora después del estallido de la primera bomba (11:30 horas), y cuando todavía reinaba la confusión en el área, estalló un segundo artefacto en otro local comercial contiguo al primero.

Al parecer todos los heridos, en su mayoría mujeres y niños, son ciudadanos filipinos, confirmó la alcaldesa de Zamboanga, María Clara Llobregat.

Poco después de las explosiones, la Policía encontró otros dos artefactos de fabricación casera en diferentes zonas comerciales de Zamboanga, que fueron detonados de forma controlada.

Hay que señalar que aunque por el momento se desconoce la autoría de estos atentados, la Policía interroga a dieciséis personas, entre ellas un malayo y dos nacionales turcos, que se encontraban cerca del lugar cuando ocurrieron las explosiones.

El jefe de la Policía Nacional, general Hermogenes Ebdane, pidió a la población que mantenga la calma y aseguró que las autoridades "van a estrechar la seguridad en todo el país".

En referencia a la posibilidad de que este atentado esté vinculado al ataque contra una discoteca de Bali, que dejó el sábado 187 muertos y más de 300 heridos, Ebdane expresó su confianza en que "se trate de un incidente local y no tenga ninguna conexión con ello".

Sin embargo, fuentes militares atribuyeron las bombas de ayer a grupos radicales islámicos y no descartaron que pudieran ser obra de la organización Jemaah Islamiya, supuesta responsable del ataque de Bali.

"Todos los grupos a los que consideramos una amenaza son sospechosos en este incidente, incluyendo Jemaah Islamiya", declaró en una conferencia de prensa el portavoz del Ejército Danilo Servando.

En el sur de Filipinas actúa también la guerrilla musulmana Abu Sayyaf, que combate por un estado islámico independiente y a la que los gobiernos de Washington y Manila vinculan asimismo con la red de Osama Bin Laden.