Internacional
LO ÚLTIMO:
Desmantelan tres puntos de venta de hachís y cocaína en El Médano y detienen a 4 personas leer

La Policía cita a declarar al ulema Abu Bakar Baasyir, sospechoso del atentado en Bali


EFE, Yakarta
18/oct/02 19:31 PM
Edición impresa
EFE, Yakarta

La Policía de Indonesia ha citado a declarar al ulema Abu Bakar Baasyir, el principal sospechoso, según Estados Unidos y Australia, del atentado que causó más de 180 muertos en una discoteca de Bali el pasado fin de semana.

Fuentes cercanas a este religioso musulmán indonesio informaron ayer a los medios locales en Yakarta que la convocatoria es para el próximo sábado y que Baasyir piensa asistir.

Los investigadores policiales no le interrogarán por el coche bomba que estalló frente a la discoteca Sari, sino sobre su supuesto liderazgo de la organización Jemaah Islamiya (Comunidad Islámica).

El ministro indonesio de Asuntos Políticos y de Seguridad, Susilo Bamban Yudhoyono, ya había declarado el miércoles que carecían de pruebas para detener a Baasyir en relación a atentado en Bali.

Sin embargo, el portavoz de la Policía Nacional, general de brigada Saleh Saaf, indicó ayer que el equipo investigador que enviaron a Estados Unidos para interrogar al kuwaití Omar Al - Faruq ha regresado con importantes declaraciones.

Australia pide Justicia

Por su parte, el primer ministro de Australia, John Howard, prometió hoy que hará justicia a las víctimas del atentado de Bali, mientras su ministro de Asuntos Exteriores, Alexander Downer, advertía de la posibilidad de más ataques terroristas en Indonesia.

En un emotivo encuentro con los familiares de las víctimas, Howard señaló en Denpasar, la capital balinesa, que "haré todo lo que haga falta para hacer justicia, y lo haremos con nuestros amigos indonesios".

El primer ministro, rodeado de fuertes medidas de seguridad, viajó ayer a la isla de Bali para encontrarse con los desconsolados familiares y amigos de las víctimas en el Consulado de Australia.

Oficialmente más de 180 personas perdieron la vida en la discoteca Sari de la localidad balinesa de Kuta el pasado sábado.