Nacional

El Gobierno Vasco presenta una querella contra el juez Garzón por prevaricación

El Ejecutivo Vasco presentó ante el Supremo una querella por un presunto delito de prevaricación contra Garzón, por considerar que las resoluciones relacionadas con la suspensión de Batasuna suponen una "restricción infundada e ilegítima de los derechos de reunión y manifestación".

EFE, Vitoria
18/oct/02 19:31 PM
Edición impresa

Según informaron fuentes de la Vicepresidencia vasca, la querella se registró ayer ante la Sala Segunda de lo Penal del Tribunal Supremo, tras la decisión que adoptó el Gobierno Vasco el pasado 17 de septiembre.

El Ejecutivo vasco considera que el auto del juez de la Audiencia Nacional del 26 de agosto y las posteriores ratificaciones y resoluciones son "resoluciones no contrastadas e injustas", que "menoscaban las competencias del Gobierno Vasco" y que generan "inseguridad jurídica".

En este sentido, denuncia que Garzón incurre en una "restricción infundada e ilegítima del derecho fundamental de reunión y manifestación, en distintas resoluciones, que el propio juez ha ido corrigiendo sucesivamente".

Las mismas fuentes indicaron que el Ejecutivo de Vitoria advierte en su querella de que la citada restricción "contradice, tanto las normas aplicables del ordenamiento jurídico en vigor, como la interpretación que sobre las limitaciones del citado derecho impone la Convención Europea de los Derechos Humanos".

A juicio del Gobierno Vasco, esa "vulneración" de los derechos de manifestación y reunión "se está llevando a cabo fuera de los cauces legales" y "sin observancia de las garantías mínimas establecidas para proteger un derecho fundamental, básico para la formación de una opinión pública libre".

Para el gabinete Ibarretxe, la situación de "inseguridad jurídica" generada, en su opinión, por el auto, "no sólo vacía de contenido las atribuciones que la legislación confiere al Departamento de Interior como autoridad gubernativa, sino que, lo que es más grave, supone una expansión desorbitada de los efectos del auto de suspensión de Batasuna".

Las fuentes de la Vicepresidencia vasca desvincularon la decisión de presentar ayer la querella con el auto dictado ayer por el juez Baltasar Garzón en el que acusa a la suspendida Batasuna de impulsar la limpieza étnica.

Confundir la Justicia

Por su parte, el consejero vasco de Justicia, Joseba Azkarraga (EA), manifestó ayer que el juez Baltazar Garzón en el auto dictado "confunde la Justicia con sus propias consideraciones políticas" y estimó que "alguien, dentro del gobierno de los jueces, tendrá que poner coto a la forma de actuar de Garzón".

Azkárraga se refirió al último auto dictado por el juez en el que éste solicita información para demostrar la existencia de "limpieza étnica" en Euskadi.

El consejero rechazó acusar al juez de un delito de prevaricación (actuar mal a sabiendas) ni pedir oficialmente que se le abran "como poco" unas diligencias informativas porque, según dijo, "no quiero perder el tiempo" pero, dijo que "alguien, dentro del gobierno de los jueces, tendrá que poner coto a la forma de actuar de Garzón".