Venezuela

La huelga general del lunes divide a los sectores productivos venezolanos

El "paro cívico" de doce horas está promovido por la Confederación de Trabajadores de Venezuela y apoyado por la opositora Coordinadora Democrática, una liga heterogénea que aglutina a esa central sindical, a la patronal Fedecámaras y a los partidos adversos al "chavismo".

EFE, Caracas
18/oct/02 19:31 PM
Edición impresa

La huelga general del lunes en Venezuela, convocada por las cúpulas sindical y patronal del país para obligar al presidente Hugo Chávez a renunciar o adelantar las elecciones, mantiene divididos a los sectores productivos venezolanos.

Esta será la tercera huelga general en menos de un año que enfrenta el Gobierno Chávez, todas alentadas por la alianza de la CTV con Fedecámaras.

Los líderes de los principales gremios afiliados a Fedecámaras, la Confederación de Industriales (Conindustria) y la liga nacional de comerciantes Consecomercio, ratificaron ayer su total apoyo a la huelga.

El secretario ejecutivo de la CTV, Manuel Cova, aseguró que "62 federaciones nacionales y regionales", entre las que mencionó la banca, marina mercante y las áreas de salud y educación públicas, acatarán el llamado al paro.

También gremios del transporte público, el servicio subterráneo Metro de Caracas, y los productores agropecuarios del país, agregó Cova.

El Gobierno ha puesto en duda el éxito de la huelga, porque tiene la convicción de que el supuesto cariz "político" de la misma ha llevado a que importantes sectores económicos se hayan desmarcado de su convocatoria y seguimiento.

Según el Informe de Coyuntura del 2001 de la Asamblea Nacional (AN), la población laboral venezolana asciende a casi 10 millones de personas, de las que 4,8 millones trabajan en la economía sumergida y 4,7 en el sector formal.

Los sindicatos

Importantes sindicatos de las industrias básicas petrolera, del aluminio y eléctrica, así como de sectores del transporte público urbano y de carga, administración pública, salud, textil, hotelero y gráfico, han rechazado categóricamente el llamamiento a huelga de la CTV.

Tras una reunión de más de cuatro horas con Chávez hace dos semanas, el presidente del Sindicato Único de Trabajadores de la Industria Siderúrgica, Ramón Machuca, declaró que esos sectores básicos y comerciales no apoyarán un paro "cuyo único fin es político". El presidente de la Federación de Trabajadores Petroleros, Rafael Rosales, dijo que los 52 sindicatos de la neurálgica industria petrolera acaban de suscribir con el Gobierno un "excelente" convenio colectivo, por lo que no existen razones para paralizar sus actividades.

También hay quienes, como la Cámara Venezolano - Americana de Industria y Comercio (Venamcham), y la Federación de Artesanos, Pequeños y Medianos Industriales (Fedeindustria), dejaron en libertad a sus afiliados para sumarse o rechazar la paralización.

El presidente de la Asociación Bancaria de Venezuela, Ignacio Salvatierra, afirmó que la banca "trabaja las 24 horas del día, los 365 días del año". Pero el sindicato del sector dejó en manos de los trabajadores la decisión de ir o no a la huelga.

La industria farmacéutica, la salud privada, los distribuidores y comerciantes de alimentos, algunos gremios del transporte terrestre y aéreo, y la Cámara de radiodifusión deben aún fijar su postura ante la paralización, sin que hayan precisado una fecha para su anuncio.

La convocatoria del paro coincide con la negativa de importantes sectores de la Coordinadora Democrática a firmar la "Declaración por la Paz y la Democracia".