Nacional

Aznar respalda a Piqué, elegido ayer nuevo presidente del PPC

Avalado por el 93% de los militantes en el X Congreso del partido, el ministro aprovechó su primera intervención pública como nuevo líder para comprometerse ante el presidente del Gobierno afirmando que "esto va en serio".

EFE, Barcelona
21/oct/02 19:32 PM
Edición impresa

El PPC afrontará el próximo ciclo electoral en Cataluña con el liderazgo de Josep Piqué y la misión de ampliar la base social del partido con un "catalanismo integrador" avalado por José María Aznar, que tras "descubrirlo" como ministro ahora le encarga aprovechar la oportunidad del "postpujolismo".

Piqué afrontará este cometido en un escenario inédito en la política catalana de los últimos 22 años, sin Jordi Pujol como candidato de CiU, por lo que desde ayer mismo se aprestará a escribir "el nuevo libro" que, en palabras de Aznar, debe redactarse en Cataluña tras la retirada del actual presidente de la Generalitat.

Para ello contará con un partido cohesionado, fruto del trabajo acometido en los últimos años por Alberto Fernández, un presidente saliente cuya labor ha sido ampliamente reconocida este fin de semana y cuyo futuro como candidato al Ayuntamiento de Barcelona también recibió ayer el aval de Aznar.

El reconocimiento de la labor de Fernández se ha traducido en la decisión de Piqué de mantener en líneas generales la misma ejecutiva de su predecesor, reforzada por la entrada de nuevos activos como Pedro Farreras y Julia García - Valdecasas.

Para Piqué, comprometido con el encargo que ayer le transmitió Javier Arenas de dar "el tercer paso" para entrar en la Generalitat, la presidencia de los populares catalanes será su particular segundo encargo de José María Aznar.

Ello le permitirá, tras haberse fogueado como ministro de Industria en las privatizaciones de empresas públicas y luego, en Exteriores, como defensor de los intereses españoles ante la flor y nata de la diplomacia mundial, "bajar a la arena" de la política catalana en plena precampaña de municipales y autonómicas. Piqué afrontará su cuerpo a cuerpo con la política catalana con el mensaje de un "catalanismo integrador" y de que Cataluña "debe asumir España sin complejos", fijándose como norte la presencia en la Generalitat y con una apuesta modernizadora que le sirva de viento de cola en este nuevo viaje.