Actualidad

El apoyo irlandés marca el inicio de una semana clave para la UE

La ratificación del Tratado de Niza precede a una semana crucial para la ampliación europea. Los jefes de Estado se reunirán el jueves y viernes, en Bruselas, para cerrar el capítulo financiero y sus ministros de Asuntos Exteriores tratarán mañana de limar diferencias respecto a las ayudas.

EFE, Bruselas
21/oct/02 14:09 PM
Edición impresa
EFE, Bruselas

El "Sí" de Irlanda a la ratificación del Tratado de Niza marcó ayer el comienzo de una semana crucial para la ampliación de la Unión Europea al Este. Los quince jefes de Estado o Gobierno de la UE se reunirán el jueves y viernes próximos, en Bruselas, en una cumbre extraordinaria convocada para cerrar el difícil capítulo financiero de las negociaciones.

Previamente, sus ministros de Asuntos Exteriores tratarán mañana, en Luxemburgo, de limar las diferencias, todavía muy importantes, que subsisten entre los Quince a propósito de las ayudas agrícolas directas, los pagos estructurales o las compensaciones presupuestarias.

Sin un acuerdo rápido sobre estas últimas "posiciones comunes", no podrá cumplirse el apretado calendario de reuniones con los doce candidatos: República Checa, Hungría, Polonia, Eslovaquia, Eslovenia, Rumanía, Bulgaria, Lituania, Letonia, Estonia, Chipre y Malta.

Los Quince pretenden presentar su oferta a los candidatos a principios de noviembre y cerrar la negociación, con un máximo de diez países, en la cumbre convocada para diciembre en Copenhague.

El referéndum irlandés constituía un escollo decisivo en esta recta final, pero no es el único antes de que pueda ser realidad el sueño de la reunificación europea.

"Estamos más cerca de la meta, pero aún no hemos llegado", declaraba ayer el presidente de la Comisión Europea, Romano Prodi.

Irlanda era el último estado miembro que faltaba por ratificar el Tratado de Niza. Con su "Sí", podrá entrar en vigor inmediatamente el nuevo documento, que modifica el firmado en Amsterdam en 1997 e introduce los cambios institucionales necesarios para que pueda funcionar a partir de 2004 una Unión con 25 miembros.

Se trata de cambios provisionales, que acompañarán la reforma más radical que vendrá con un nuevo "tratado constitucional".