Santa Cruz de Tenerife

Los viejos puentes de la Capital

Un análisis encargado por el Ayuntamiento recomienda la sustitución de las balaustradas de los puentes Serrador, Galcerán, Asuncionistas y Zurita. El informe destaca la corrosión y el nivel de degradación que sufre el de El Cabo, tal y como adelantó EL DÍA .

EL DÍA, S/C de Tenerife
21/oct/02 19:32 PM
Edición impresa

Los puentes de la Capital que cruzan el barranco de Santos no se encuentran en su mejor momento. El paso de los años ha hecho mella en sus balaustradas, tableros y mecanismos de sujeción, de forma que ninguno de ellos se librará próximamente de las reparaciones.

Los primeros en ser sometidos a las obras serán los de El Cabo y Serrador, cuyas obras ya cuentan con una partida en los presupuestos de 2003.

Del primero de ellos, el informe encargado por el Ayuntamiento de Santa Cruz recomienda la sustitución del actual tablero por otro de hormigón ligero armado, debido al alto nivel de degradación que presenta, lo que desaconseja la circulación de vehículos de alto tonelaje, tal y como adelantó EL DÍA.

Las balaustradas son los elementos más dañados en todos los que cruzan el barranco de Santos.

La diagnosis realizada para el área municipal de Infraestructuras por la Unión Temporal de Empresas formada por Intemac y Trazas indica que, en el caso del Serrador, la balaustrada sufre daños en un alto porcentaje de su superficie, mostrando algunas partes sueltas que corren el riesgo de desprenderse.

Sistema de desagüe

Además, recomienda disponer de un sistema de desagüe que permita canalizar las aguas pluviales por fuera del tablero, para evitar filtraciones.

Lo mismo ocurre con el puente Galcerán, una infraestructura para la que el informe aconseja proteger toda su superficie expuesta, debido a las características de alta porosidad y permeabilidad que posee el hormigón utilizado en su construcción.

En el de Asuncionistas, habrá que sustituir la balaustrada y retirar los anclajes y elementos de sujeción, así como de todas las instalaciones que no estén en la actualidad en funcionamiento.

Revisiones cada cinco años

La misma solución es la que se plantea para el puente Zurita, parte de cuya balaustrada, además, sufrió hace algunos meses la embestida de un vehículo como consecuencia de un accidente de tráfico.

Una recomendación extensible a todas estas infraestructuras es la de que sean sometidas a revisiones, al menos, cada cinco años, con el fin de detectar daños asociados a zonas en las que, actualmente, estén próximos a desencadenarse pero no lo hayan hecho aún.