Actualidad
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
El Pacto de Toledo cierra un acuerdo para actualizar la pensión solo con el IPC leer

Venezuela se paraliza

El seguimiento medio del paro cívico para pedir la renuncia de Chávez fue del 80 por ciento en todo el país, según los convocantes. No se produjeron incidentes de importancia.

AGENCIAS, Caracas
22/oct/02 14:09 PM
Edición impresa

Los organizadores del paro cívico para pedir la renuncia de Chávez expresaron su satisfacción porque, según sus cálculos, el seguimiento medio del mismo fue del 80% en todo el país y no se registraron incidentes.

Un impresionante despliegue militar y policial se observó en las principales ciudades del país, en cumplimiento de las órdenes gubernamentales ante la huelga de doce horas, de seis de la mañana a seis de la tarde (23.00, en Canarias).

En Caracas, las avenidas habitualmente congestionadas estaban vacías, la mayoría de los comercios no levantaron sus persianas, a excepción de los bancos, las panaderías, los establecimientos de venta de comida y los kioskos de prensa, pese a que los periódicos se sumaron a la huelga.

El transporte público, incluido el Metro de Caracas, trabajó normalmente en la capital venezolana, aunque la mayoría de las unidades de autobuses y taxis llevaban pocos usuarios y un 70% de los vuelos nacionales fueron suspendidos porque tampoco había viajeros que llenaran los aviones.

Los vendedores ambulantes hacían negocio en los sectores más empobrecidos de la ciudad, casualmente donde hay más seguidores de Chávez y donde el acatamiento de la huelga fue menor.

Los centros privados de enseñanza no abrieron sus puertas, a diferencia de muchas escuelas públicas, en las que destacó la ausencia de profesores y alumnos.

Los trabajadores de la economía informal, que representan el 51 por ciento de la fuerza laboral del país, comenzaron a media mañana a salir a las calles para vender sus productos.

La misma situación se repitió en otras ciudades, donde la mayor parte de los comercios se sumaron la huelga general, la tercera que afronta Chávez en menos de un año.

El Gobierno, sin embargo, restó importancia a la huelga de 12 horas. La ministra del Trabajo, Maria Cristina Iglesias, afirmó que "los sectores productivos de gran importancia en el país, donde se produce el 85% del Producto Interno Bruto sí cumplieron con sus labores", y, añadió que se trabajaba en todas las zonas petroleras del país, en las empresas básicas en Guayana, en las industrias de Carabobo y Aragua, así como en las ensambladoras de vehículos y en las empresas de alimentos.

Los únicos incidentes que han trascendido son la descarga de basura en la entrada de la sede de la CTV por cuatro camiones pertenecientes a una empresa privada y el "cacerolazo" que un grupo de vecinos de una urbanización del este de Caracas propinó a los obreros que intentaban reparar una conducción de agua.