Actualidad
LO ÚLTIMO:
Fallece ahogado un niño de cinco años en un hotel de Los Cristianos leer

Un discurso plagado de "logros" y con proclamas de más autogobierno


CARLOS VEGA, S/C de Tenerife
23/oct/02 14:09 PM
Edición impresa

El presidente del Gobierno de Canarias, Román Rodríguez, aprovechó ayer su discurso del debate de la nacionalidad canaria para solicitar el desarrollo de la Constitución Española y la reforma del Senado, con el fin de que el "poder central" asuma que las comunidades autónomas no son "entes subsidiarios" sino que tienen carácter de Estado.

Rodríguez anunció que los "nacionalistas canarios" pretenden tomar parte del debate sobre la diversidad plurinacional del Estado, desarrollando todas las potencialidades del Estatuto de Autonomía y "rechazando actitudes patrimonialistas e inmovilistas a la hora de interpretar la Constitución".

El discurso del presidente, que duró en torno a setenta y cinco minutos, hizo especial mención, como "gran eje de la actual legislatura", al modelo de desarrollo, así como a las acciones del Ejecutivo dirigidas a garantizar el estatuto de las Islas en Europa.

Rodríguez calificó el nivel de cumplimiento de los compromisos de "muy alto", y reseñó como los más importantes los logros en Europa, la concertación en materia de empleo, el pacto por la Educación, la mejora de las Administraciones Públicas y el modelo de desarrollo, territorio y ritmos de crecimiento.

Eso, a pesar de que todavía no se ha firmado el II Plan Integral de Empleo, que anunció sería en breve; se ha postergado una nueva ley de organización de las administraciones públicas que regule los cambios operados en la gestión de las mismas, y las Directrices de Ordenación General y del Turismo están aún pendientes de su aprobación parlamentaria, para lo que pidió consenso.

Reconoció, no obstante, que quedan problemas por resolver, especialmente los referidos a inmigración y los derivados de los "profundos cambios demográficos".

Inmigración y déficit sanitario

El presidente, precisamente, achacó los déficits estructurales, "difícilmente previsibles", en el sistema sanitario a un incremento de población con derecho a la asistencia.

Respecto a la inmigración, destacó que gracias a la "presión ejercida ante el Gobierno de España una parte de los inmigrantes son trasladados a centros de la Península".

Rodríguez, que dedicó cuatro líneas de su discurso a la política cultural, analizó la situación internacional y rechazó "la acción bélica que Estados Unidos pretende realizar en Irak".