Vivir

Tenerife triplicará las plazas para enfermos mentales crónicos en tres meses

Las consejerías de Asuntos Sociales y Sanidad y el Cabildo de Tenerife firmaron ayer, tras meses de retraso por "problemas burocráticos", el convenio del Plan Insular de Rehabilitación Psicosocial (PIRP), dotado de 2,2 millones de euros hasta 2005.

EL DÍA, S/C de Tenerife
23/oct/02 19:34 PM
Edición impresa

Los recursos de rehabilitación para los enfermos mentales crónicos de la Isla se triplicarán antes del 15 de enero de 2003, con la puesta en funcionamiento de cuatro centros de día y ocho talleres ocupacionales previstos en el Plan Insular de Rehabilitación Psicosocial (PIRP) de Tenerife, cuyo convenio se firmó ayer, tras meses de retraso por "problemas burocráticos", en el Cabildo, por su vicepresidente y los consejeros de Sanidad y Asuntos Sociales.

La ratificación del acuerdo se esperaba con ansiedad por enfermos y asociaciones de familiares que, el pasado día 10, se concentraron ante Presidencia de Gobierno para exigir una solución inmediata a las dificultades administrativas que posponían la decisión del Ejecutivo.

Pese al aumento significativo del número de plazas, los recursos públicos son aún insuficientes para atender a la población de la Isla que sufre patologías mentales crónicas que, según estimó el psiquiatra redactor del PIRP, Francisco Rodríguez Pulido, suman entre las 6 y 8 mil personas.

José Manuel Bermúdez, consejero insular de Acción Social, declaró en el acto, presidido por el titular del Cabildo de Tenerife, Ricardo Melchior, que el convenio "asegura la estabilidad financiera de los recursos" destinados a los enfermos mentales crónicos, gracias a la "cooperación institucional", cuyos responsables "tienen la voluntad política de prorrogar la colaboración más allá de 2005, fecha en la finaliza el convenio del PIRP", dijo.

Marcial Morales, titular de Empleo y Asuntos Sociales, felicitó a las asociaciones de familiares "por haber librado una larga batalla y ser constantes en esa lucha", cuyo objetivo era el de dignificar la vida de los enfermos mentales.

Añadió que las instituciones "han pasado de la buena voluntad a los hechos" y que los 2,2 millones del convenio del PIRP representan el primer paso para que la atención a estos enfermos "se parezca a un sistema público".

El consejero de Sanidad y Consumo, Rafael Díaz, señaló por su parte que el II Plan de Salud de Canarias tiene a la salud mental entre sus objetivos de trabajo, al tiempo que destacó la labor del voluntariado hacia estos pacientes.