Tenerife Norte

Hallado en Noruega uno de los estudios sobre la botánica canaria más relevantes del siglo XIX

El Proyecto Humboldt, que desarrolla la Fundación Orotava de Hª. de la Ciencia, ha recuperado el trabajo de Christen Smiths, que se había dado por perdido. El científico viajó a las Islas en 1815, demostró la singularidad del pino canario y catalogó otras 50 especies desconocidas.

ÁLVARO MORALES, La Orotava
24/oct/02 18:30 PM
Edición impresa

La botánica isleña está de enhorabuena. La Fundación Canaria Orotava de Historia de la Ciencia ha descubierto en Noruega la existencia de una copia y una transcripción del diario de Christen Smiths, científico noruego que viajó a las Islas en 1815, que moriría un año después en una trágica expedición por el río Congo y que dio a conocer unas 50 especies vegetales del Archipiélago sin catalogar hasta ese momento, entre las que destaca el pino canario, del que demostró su singularidad y que luego se relacionaría con uno existente en el Himalaya.

El hallazgo lo ha propiciado el Proyecto Humboldt, que desarrolla la entidad orotavense, que financia la Comunidad y consiste en la digitalización de las obras de los científicos europeos que estudiaron Canarias desde finales del siglo XVIII hasta la Primera Guerra Mundial (1914).

La relevancia del descubrimiento radica en que, hasta ahora, el manuscrito de Smiths, sobre el que existen numerosas referencias y está considerado uno de los análisis claves de la botánica canaria en el siglo XIX, se había dado por perdido por los investigadores españoles, según confirmó ayer a EL DÍA el conservador del Jardín Botánico portuense, Arnoldo Santos.

Las nuevas tecnologías han demostrado su valor en este hallazgo. Tras seguir diversas pistas por internet, los encargados del proyecto dieron con una reciente conferencia del botánico noruego Per Sunding sobre los viajes de Smiths a Canarias. Localizaron al científico y éste les indicó que una copia del manuscrito, en letra gótica y casi ilegible, se encuentra en la Biblioteca de Drammen, ciudad natal de Smiths. Pero también les dijo que el original puede estar en manos de los herederos del hermano de Smiths y aludió a la transcripción e interpretación de su diario que hace en 1880 el geólogo F. C. Kiaer. Este texto, de 74 páginas, supondrá una gran contribución a la botánica canaria y se halla en la Universidad de Bergen, y en el Jardín Botánico y la Biblioteca Nacional de Oslo.

Estancia de cinco meses

La obra de Smiths analiza unas 600 especies isleñas, fruto de su presencia durante cinco meses en Tenerife, Gran Canaria, La Palma y parte de Lanzarote. Junto al geólogo Von Buch, se convirtió en uno de los primeros científicos que estudió con detenimiento algunas de las Islas, recorriendo completamente Tenerife y, por primera vez, Gran Canaria, según resalta el doctor en Historia Manuel González.

Sus aportes influyeron mucho en los jardines botánicos. De hecho, se le encargó la fundación del previsto para Tenerife. Escribió bastante sobre la retama y, en 1818, dos años después de su muerte, se le dio su nombre a una planta descubierta en el Teide, de la familia de los bejeques y similar a los verodes, que se denominaría desde entonces "Aeonium smithii". En tributo a su trabajo, también se le erigió un busto en el Jardín Botánico de Tafira (Gran Canaria).

Por su valor científico, que Arnoldo Santos extiende también a la lingüística y la sociedad isleña de principios del XIX, la Fundación Orotava digitalizará el diario de Smiths y la transcripción de 1880, traduciéndolos del noruego al español y el inglés.