Sucesos

El hombre asesinado en El Chorrillo pudo morir asfixiado con una almohada

No se descarta que uno de sus asesinos le presionase el cuello con la rodilla, lo que le produjo la rotura del hueso hyodes.

EL DÍA, S/C de Tenerife
25/oct/02 9:50 AM
Edición impresa

Modesto C.C., de 59 años de edad, cuyo cadáver apareció en El Chorrillo pudo morir tras ser asfixiado con una almohada o bien cuando sus autores le pusieron la rodilla en el cuello, lo que le produjo la fractura del hueso hyodes, según pudo saber EL DÍA en fuentes próximas.

Según avanzan las pesquisas, los investigadores han llegado a la conclusión de que se trató de un crimen bastante burdo. El fallecido no presentaba signos etílicos y según los resultados de la autopsia no opuso resistencia alguna, lo que parece indicar que no ofreció resistencia, bien porque conociese a sus asesinos o bien porque lo cogieron de forma sorpresiva. Hasta el día de ayer, la Guardia Civil no había practicado detención alguna en relación con estos hechos. Sin embargo, sí solicitaron la realización de un segundo reconocimiento al cadáver, todo ello con el fin de descartar el móvil sexual.

Las pesquisas se han centrado en el círculo de personas con las que se movía el fallecido, en particular con los que coincidió en prisión. De hecho, los miembros de la Policía Judicial estuvieron el pasado martes en la zona del barrio de La Alegría entrevistándose con el propietario de un bar que, al parecer, conocía al fallecido.

Sin documentación

Por otra parte, en cuanto al cadáver hallado el martes flotando en aguas de la playa de Callao Salvaje (Adeje), aún no se ha logrado averiguar su filiación. La víctima no llevaba documentación alguna y llevaba en el agua cinco días. Las investigaciones están encaminadas en ver si hay alguna denuncia de algún establecimiento hotelero donde falte algún turista.