Actualidad

El Gobierno Canario delimita los usos del Parque Nacional del Teide

Tras entrar en vigor el Plan Rector de Uso y Gestión aprobado ayer, habrá zonas donde sólo se podrá acceder "con fines científicos y de gestión"; otras restringidas al acceso público peatonal; otras de uso moderado, destinadas a fines educativos; y otras especiales, para los administradores.

EL DÍA/EFE, Tenerife/Las Palmas
25/oct/02 14:09 PM
Edición impresa

El Consejo de Gobierno Canarias aprobó ayer el Plan Rector de Uso y Gestión del Parque Nacional del Teide, con el objetivo de "proteger el paisaje, la integridad de la fauna, flora y vegetación autóctonas" de uno de los espacios naturales más importantes de España, teniendo en cuenta que al año recibe alrededor de cuatro millones de visitantes, según anunció el portavoz del Ejecutivo Regional, Pedro Quevedo.

Este plan, elaborado por la Comisión Mixta de Gestión de los Parques Nacionales en Canarias, a propuesta de la Consejería de Política Territorial y Medio Ambiente, contiene las normas, directrices y criterios generales de ordenación de dicho enclave.

Además, incluye una zonificación del Parque, en función de la cual se establece el régimen general de usos y la normativa de aplicación, así como diferentes programas de actuación referidos a la protección de los valores del paisaje, líneas de investigación e información.

Respecto a la zonificación del Parque, Quevedo señaló que teniendo en cuenta de su mayor o menor grado de protección, se establecen cuatro demarcaciones. La primera, denominada zona de reserva, a la que sólo se podrá acceder "con fines científicos y de gestión"; otra zona de uso restringido, con un acceso público peatonal; otra de uso moderado, destinada a fines educativos; y otras de uso especial, para los administradores.

El portavoz del Gobierno, que compareció en rueda de Prensa durante un receso de la reunión del Consejo de Gobierno, para dar cuenta de los asuntos aprobados ayer por este órgano, afirmó que el Ejecutivo continuaba estudiando el proyecto de ley de presupuestos de 2003, asunto del que hoy informará a los medios de comunicación.

Quevedo destacó como una de las principales cualidades de este parque que sea el que mejor representa "las características de un espacio natural especial vinculado al vulcanismo de alta montaña".

Asimismo, apuntó que el principal objetivo de este plan es "la protección del paisaje, la integridad de la fauna, flora y vegetación autóctonas, la biodiversidad y los recursos arqueológicos" con los que cuenta el parque.

Además de esta protección, el plan presta especial importancia a los elementos de investigación científica y al estudio de los recursos del parque nacional.

A ellos se suman los relacionados con la educación medioambiental y el desarrollo socioeconómico de las poblaciones del entorno de este espacio.

Erradicar los muflones

Para garantizar la supervivencia de las especies vegetales presentes en el parque, el Plan Rector de Uso y Gestión establece actuaciones sobre determinadas especies animales que las amenazan, como es el caso de los muflones, un tipo de cérvidos introducidos en este espacio y no autóctonos de las Islas. Quevedo se refirió a las "serias alteraciones que provoca esta especie animal sobre la flora y los recursos vegetales del parque" y anunció que, por ello, el plan rector regula un procedimiento "para su erradicación total". El portavoz añadió que el documento aprobado ayer por el Consejo de Gobierno "establece las medidas necesarias para que se incorporen a este parque los terrenos privados de las cumbres de Vilaflor, propiedad del Ministerio de Defensa". El Parque Nacional del Teide fue creado en 1954 y reclasificado como tal en 1981, con el propósito de "proteger la integridad de su fauna, flora, vegetación, aguas y atmósfera, así como por sus valores arqueológicos".