Sucesos
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
Pablo Casado reclama la ilegalización de Arran leer

La población del área de Washington respira tranquila por primera vez en tres semanas

Los dos detenidos como sospechosos en el caso del francotirador serán acusados de asesinato y los fiscales pedirán la pena de muerte.

EFE, Washington
26/oct/02 9:50 AM
Edición impresa

La población del área de Washington respiró ayer tranquila por primera vez en tres semanas tras la detención de dos hombres sospechosos de estar detrás de los disparos que mataron a diez personas desde el pasado 2 de octubre.

La caza del hombre más intensa vivida en EEUU en los últimos años concluyó aparentemente el jueves, con la detención de John Allen Mohamed, de 41 años, y John Lee Malvo, de 17, por su relación con el caso del francotirador que aterrorizó a cinco millones de personas.

"Podemos dar un suspiro colectivo de alivio", manifestó en rueda de Prensa Doug Duncan, jefe administrativo del condado de Montgomery (Maryland), en el que fueron asesinadas siete personas, tras la detención de los dos hombres a pocos kilómetros de distancia.

Mohamed y Malvo fueron sorprendidos el jueves cuando dormían en un automóvil en un área de servicio de una autopista, pocas horas después de dictarse una orden de búsqueda y captura en su contra, con una descripción detallada del vehículo en el que viajaban.

Los detenidos pasaron inmediatamente a disposición de un juzgado federal de Baltimore (Maryland), a la espera de que se dicten cargos concretos en su contra en relación con los tiroteos.

Según informó el jefe de Policía del condado de Montgomery, Charles Moose, Mohamed momentáneamente ha sido arrestado por un delito federal de uso ilegal de arma de fuego y Malvo por ser considerado un "testigo sensible" en relación con el caso del francotirador.

"Ahora los consideramos sospechosos en relación con los tiroteos de Virginia, Maryland y el distrito de Columbia", dijo Moose, quien anunció que los fiscales encargados del caso hicieron pública ayer una declaración sobre los delitos que se les imputan.

Según Moose, la investigación continúa abierta con el objetivo de conseguir el mayor número posible de evidencias ante un futuro proceso judicial, por lo que no da totalmente por cerrado el caso.

Piden tranquilidad

No obstante, el jefe policial quiso transmitir tranquilidad a la gente - "tenemos el arma y ya no está en la calle"- y subrayó que "aunque todo sigue siendo posible, tenemos sensaciones muy positivas acerca de dónde nos encontramos en este momento".

La prueba más clara es el fusil encontrado en el automóvil, que es el mismo que se utilizó contra al menos diez de las víctimas del francotirador. El agente federal Mike Brouchard dijo que "el arma incautada del coche ocupado por Mohamed es el arma asesina involucrada en los tiroteos", tras confirmarlo los análisis balísticos. El fusil es un modelo "Bushmaster" AR - 15 de calibre 5,56 milímetros, la versión civil semiautomática del M - 16 militar, que puede ser adquirido por cualquier civil sin antecedentes penales por 900 ó 950 dólares. La solución del caso llegó de la mano de una investigación en el estado de Alabama, donde Malvo era sospechoso de un caso de robo y asesinato en una tienda de licores, y en el estado de Washington, donde Mohamed vivió durante su carrera militar en la pasada década.