Internacional
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
Los Mossos investigan la muerte violenta de una mujer en El Vendrell leer

Temor a una masacre

El comando suicida checheno amenaza con comenzar a ejecutar hoy a los rehenes. Ayer fueron liberados una veintena más de rehenes, incluidos ocho niños. Putin no se inmuta.

COLPISA, Moscú
26/oct/02 19:36 PM
Edición impresa

El comando rebelde que mantiene secuestrados a cerca de 700 personas en el teatro Dubrovka de Moscú desde el pasado miércoles redujo ayer el plazo dado a las autoridades rusas para que detengan la guerra en Chechenia hasta las diez de la mañana de hoy. Los secuestradores dijeron que comenzarán a ejecutar a los rehenes si las autoridades rusas continúan sin dar señales de estar dispuestas a entablar conversaciones.

El ex gobernador de la república de Ingushetia, Ruslán Aushev, fue uno de los políticos que ayer se entrevistó con los terroristas. Aushev manifestó al salir del teatro que el jefe del comando, Movsar Baráyev, el único de los secuestradores que se ha dejado filmar por las cámaras de televisión a cara descubierta, exige la presencia de un representante del presidente Vladímir Putin.

Hasta ahora, el grupo guerrillero no ha reconocido como interlocutor válido a ninguna de las numerosas personalidades que han pasado en los dos últimos días por el escenario de la tragedia. El jueves, entre otros, visitó a los secuestrados el dirigente reformista Grigori Yavlinski. ayer, lo hicieron, además de Aushev, el ex primer ministro ruso, Evgueni Primakov.

Abierto a los contactos

En un extraño intento de evitar que nadie piense que el Kremlin no está haciendo todo lo posible por evitar una masacre pero tratando al mismo tiempo de continuar dando una imagen de firmeza, Putin dijo ayer que "el poder está abierto a cualquier contacto" y, añadió, "todas mis anteriores propuestas están en pie", refiriéndose tal vez a que los separatistas que depongan las armas serán perdonados.

El máximo dirigente ruso afirmó confusamente que "es necesario hacer una valoración objetiva de los acontecimientos y tener acierto en las decisiones", sin que quede claro qué tipo de estrategia se propone aplicar en la actual situación.

Putin reconoció que "la situación es muy grave" pero aseguró también que "otros países se han enfrentado a acontecimientos parecidos". Hasta en situaciones tan dramáticas como la que vive actualmente Rusia, Putin es capaz de pronunciar frases como ésta sin que se le mueva una pestaña: "Lo más correcto ahora es hablar entre nosotros de enfoques conjuntos y coordinados en la solución de la única tarea de ayudar a la gente a conservar su vida", dijo Putin.

En lo que algunos políticos han tachado de "imprudencia inoportuna", el Ministerio del Interior ruso y los servicios secretos se dedicaron a lanzar acusaciones contra Aslán Masjádov, el presidente checheno deslegitimado por Moscú, por su implicación en la organización del secuestro.

Ayer fueron liberados una veintena más de rehenes, incluidos ocho niños. Entre los secuestrados, no obstante, sigue habiendo adolescentes de 13 y 14 años, a quienes los terroristas consideran adultos por que con esa edad los chechenos empuñan ya las armas.