Internacional

"La situación en la que nos encontramos es insufrible"

El rehén y director del musical Gueorgui Vasiliev dijo que los secuestradores improvisaron unas letrinas "bajo las escaleras y en el foso de la orquesta". Confirmó que en vestíbulo "hay una poderosa bomba".

COLPISA, Moscú
26/oct/02 19:36 PM
Edición impresa

Por miedo a una posible intervención de las fuerzas de seguridad rusas, los terroristas chechenos han decidido prohibir a los rehenes cualquier movimiento dentro del teatro, incluso para ir a los lavabos.

En una llamada desde su móvil a la emisora "Eco" de Moscú, el rehén Gueorgui Vasiliev, compositor y productor del musical "Nord-Ost", aseguró ayer que "la situación humana en las que nos encontramos y las condiciones de higiene son insufribles".

Con anterioridad a que los secuestradores dejasen entrar comida y agua, Vasiliev dijo que "no tenemos comida ni agua, ni para beber ni para lavarnos. Carecemos además de compresas y de papel higiénico".

El director del espectáculo dijo que los secuestradores improvisaron unas letrinas "en los huecos situados bajo las escaleras y en el foso de la orquesta".

"Debido al mal olor y a la escasez de aire fresco, se decidió después repartir algunas bolsas de plástico encontradas en uno de los bares del teatro para depositar los excrementos", continuó contando Vasiliev.

Accesos minados

Al parecer, en la mayoría de los casos, un único paquete de polietileno debe ser utilizado por varias personas.

Gueorgui Vasiliev confirmó que en el centro del vestíbulo del teatro "hay una poderosa bomba".

Según el artista, todos los accesos al edificio están minados y los rehenes han sido divididos en pequeños grupos y distribuidos por las distintas estancias y camerinos del teatro para ser controlados mejor por los terroristas. Gueorgui Vasiliev afirmó que la situación en el interior "es muy tensa y tanto los rehenes como los secuestradores están muy nerviosos".