Vivir

De pronóstico reservado

Nadie discute los avances registrados en la red de
atención primaria en los últimos años, aunque la
Administración, por un lado, y los partidos y
sindicatos, por otro, discrepan sobre las actuales
prestaciones y su adecuación a las necesidades reales.


27/oct/02 19:37 PM
Edición impresa

Se los denominaba consultorios y quizás el nombre sigue en la cabeza de muchos ciudadanos, aunque el sistema sanitario de la actualidad poco tiene que ver con ellos. Hoy en día, se estructura fundamentalmente en una red de atención primaria, complementada en un segundo nivel con la atención especializada, dispensada en los ambulatorios o CAE y en los hospitales. Para hablar de su situación en la Isla, EL DÍA sentó en torno a su última mesa de debate al director del Servicio Canario de Salud, Alberto Talavera; a la jefa de servicio de atención primaria, Mercedes Cueto; al secretario general del sindicato médico CESM en Tenerife, Toribio González; a la portavoz de Sanidad del Grupo Parlamentario del PP, Mercedes Roldós; al portavoz socialista en esta misma materia en la Cámara Autonómica, Álvaro Argany y al miembro de la Federación de Salud de Intersindical Canaria (IC) Pablo Jerez.

Los intervinientes aseguraron que la situación ha mejorado considerablemente en los últimos años, si bien discreparon en la radiografía actual del sistema. Los representantes de los partidos y de las organizaciones sindicales presentes elaboraron una larga de lista de "asignaturas" pendientes, muchas de las cuales, a juicio de la Administración, se están aprobando con buena nota.

Así por ejemplo, el representante del colectivo médico aseguró que el "nudo gordiano" que atenaza a todo el sistema es el intento de compaginar el déficit cero con el incremento progresivo de la oferta de servicios y de la cobertura asistencial. Toribio González consideró que existe un modelo de gestión "basado en la obediencia" para conseguir esa imposible compatibilidad y evidenció la "desproporción" entre la plantilla actual y los servicios que se ofertan, además de una insatisfacción por parte de los pacientes y los trabajadores.

Un descontento que advirtió también Pablo Jerez, para quien se está acogotando a los trabajadores y muchos, aseguró, dicen "ya no podemos más". Un aumento del trabajo que se absorbe, según comentó, gracias a la voluntad y profesionalidad del personal que trabaja en los centros.

Mercedes Rodós, del PP, engordó la relación de deficiencias en la red de atención primaria y Especializada. Así, además de compartir la opinión expuesta por los representantes de los trabajadores sobre el incremento de la oferta de servicios que no ha llevado aparejada un aumento en los recursos técnicos y humanos. La diputada comentó que en la atención primaria han aumentado la presión asistencial, las esperas, el número de recetas expedidas y, por tanto, el gasto farmacéutico y que, por el contrario, ha bajado el tiempo medio de atención al paciente por parte del médico y los programas de prevención y educación sanitaria.

Insatisfacción ciudadana

Roldós criticó también que aún no se hayan constituido los consejos de salud de zona y la opacidad de la Consejería a la hora de informar sobre las listas de espera.

El portavoz "sanitario" del PSOE en el Parlamento, Álvaro Argany, confirmó que "efectivamente estamos mejor que hace diez años, pero el problema no es ése, sino saber cómo deberíamos estar hoy en día". Y actualmente, en su opinión, hay muchas cosas que mejorar. Porque en Canarias, dijo, el grado de satisfacción de los ciudadanos con la sanidad es muy bajo, sólo por encima de la Justicia.

Argany explicó que el desarrollo del Capítulo I de los presupuestos (el relativo a Personal) no ha evolucionado en atención primaria y que prácticamente en los últimos años equivale a una línea plana, cuando el Capitulo II, el de bienes y servicios, se han incrementado bastante. El diputado socialista aseguró que cada vez más los ciudadanos tienden a ir al sistema privado, por la calidad y comodidad que ofrece, y demandó un cambio en la gestión de la sanidad, lo que requeriría la elaboración de un libro blanco. También recordó la presentación de una propuesta en el Parlamento por parte del PSOE para combatir las listas de espera, que fue rechazada por CC.

Opinión de la Administración

La Administración sanitaria tiene otra opinión. Alberto Talavera, responsable del Servicio Canario de Salud, aseguró que el sistema está sometido a "tensiones" y que seguirá siendo así. En todo caso, reconoció ciertas "insuficiencias presupuestarias" que tienen que ver directamente con el Estado y la financiación sanitaria, que es competencia suya.

Aseguró a continuación que en los últimos años se ha incrementado hasta casi un 50 por ciento los recursos humanos, frente un crecimiento de la población del 14 por ciento, dato éste último que es el que se utiliza como criterio para actualizar las cantidades destinadas a cada comunidad autónoma para la financiación sanitaria.

Talavera indicó que se están realizando esfuerzos para que la presión asistencial no supere el ratio de 40 consultas por médico y día en las zonas más sobrecargadas.

El director explicó que actualmente el tiempo medio por persona está en ocho minutos. "Si queremos ampliarlo a los diez minutos eso vale dinero y vamos a ver si la sociedad está dispuesta a pagar esa medida".

Continuando con el aspecto económico, insistió en el "escamoteo" del Gobierno Central con la financiación autonómica, que dijo se puede cifrar en 60 millones de euros.

Por su parte, Mercedes Cueto aportó numerosos datos durante sus intervenciones. Entre ellos, que desde 1993 a 2001 la plantilla de médicos ha aumentado un 45 por ciento y la de enfermeros, un 39, y que el ratio actual de consultas por médico y día está en 42. Sin embargo, aseguró, el 40 por ciento de las consultas atendidas por los facultativos se corresponden con asuntos de trámite o burocráticos.

Cueto señaló que se está avanzado mucho en la cita previa descentralizada, que otros participantes criticaron por la espera que implica en ocasiones, y en la informatización de todas las áreas administrativas.

Protocolos

En cuanto a la introducción de programas, confirmó que se han incrementado, como aquellos relativos a la atención cardiovascular o la atención a mayores, niños y mujeres, pero consideró que no se debe entender como una sobrecarga de trabajo, sino como una manera de racionalizar el mismo, porque todos introducen protocolos que "lo que hacen es facilitar el trabajo".

La jefa de servicio también indicó que se ha mejorado un aspecto importante y que suele pasar desapercibido y es la disminución de los ingresos en urgencias en los hospitales, debido a la mejora de la atención y de la gestión en los centros de atención primaria. Cueto destacó también el programa de atención domiciliaria que se lleva a cabo.