Actualidad

El GAS mató a 115 rehenes

El responsable del Departamento de Sanidad de Moscú dijo ayer en una rueda de Prensa que sólo dos de los 117 rehenes que perdieron la vida fue como consecuencia de los disparos de los terroristas. Según el jefe de anestesiólogos de la capital rusa, las causas "de la muerte fueron paradas cardíacas y fallos en el sistema circulatorio, entre otras".

EFE, Moscú
28/oct/02 14:09 PM
Edición impresa

El gas empleado por las fuerzas especiales que liberaron el teatro Dubrovka de Moscú tomado por terroristas chechenes, mató a 115 de los 117 rehenes que fallecieron en el asalto policial, dijo ayer Andréi Seltsovski, jefe médico de la capital rusa.

El responsable del Departamento de Sanidad de Moscú reconoció en una rueda de Prensa que sólo dos rehenes murieron por los disparos de los terroristas y el resto, 115, por los efectos del gas especial empleado durante el rescate.

Estas afirmaciones fueron matizadas en la misma comparecencia por Yevgueni Evdokimov, jefe de anestesiólogos de la capital rusa, quien dijo que ninguna de las muertes "fue efecto directo del gas".

Según Evdokimov, las causas "de la muerte fueron paradas cardíacas, fallos en el sistema circulatorio, entre otras". Evdokimov indicó que en el asalto de las fuerzas especiales se empleó una "sustancia narcótica que se usa en la anestesia general".

Pero reconoció que ese gas narcótico, al ser utilizado en grandes dosis puede causar "cambios en las funciones vitales del organismo" humano.

Entre los efectos mencionados por el anestesiólogo figuran el desvanecimiento e insuficiencias de los aparatos respiratorio y circulatorio.

Evdokimov explicó que para la recuperación de los afectados por este gas "es necesario un tiempo".

Seltsovski admitió que el gas afectó a los rehenes cuando éstos se encontraban en unas condiciones "poco normales", tras pasar casi 60 horas sin moverse, con apenas alimentos, y entre los secuestrados "había mucha gente enferma, con insuficiencias cardíacas".

El viceministro del Interior ruso, Vladímir Vasiliev, había dicho el sábado que en el asalto policial se emplearon "medios especiales" en cuyo uso no había mucha experiencia, en concreto dentro de locales cerrados. Doctores que atendieron a los rehenes hospitalizados habían señalado que los fallecidos habían sido "envenenados por gas", aunque insistieron en que desconocían la naturaleza del mismo y en ningún momento lo identificaron como "anestésico".

Envenenamiento

Entre los fallecidos hay 63 hombres y 54 mujeres, y 51 de los cuerpos han sido identificados. De los 75 rehenes extranjeros murieron cuatro mujeres: una ciudadana austríaca, una holandesa, una bielorrusa y una kazaja.

Al menos 50 de los terroristas murieron también en el asalto policial, con lo que el número total de fallecidos en la liberación del teatro es de 167 personas, según los datos oficiales.

De los 646 rehenes heridos ingresados en diversos hospitales de la capital rusa, 150 están en unidades médicas de cuidados intensivos y, de éstos, 45 se encuentran en estado muy grave, explicó Seltsovski.

En la tarde de ayer fueron dados de alta al menos medio centenar de rehenes, pero no los 200 que se había prometido a primeras horas del día.

Toxicólogos alemanes que atienden en Múnich a dos rehenes de esa nacionalidad evacuados ayer desde Moscú afirmaron que el gas que mantiene a sus pacientes en estado de envenenamiento "es desconocido en clínica".