Internacional
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
El asesino de Pioz cumplirá prisión permanente revisable leer

Cisjordania y Gaza viven una nueva JORNADA SANGRIENTA

En el asentamiento judío de Ariel, un atentado suicida se cobró ayer la vida de tres militares israelíes, cuyos compatriotas mataban poco después en Naplusa a otros tantos militantes de la resistencia palestina.

EFE, Jerusalén
28/oct/02 19:37 PM
Edición impresa

Una nueva jornada de violencia en Cisjordania y Gaza se cobró ayer las vidas de tres israelíes y seis palestinos, mientras en Israel se profundizaba la crisis política entre el primer ministro Ariel Sharón y el Partido Laborista.

La sangrienta jornada se abrió ayer con un atentado suicida palestino en una gasolinera del asentamiento judío de Ariel, donde tres militares israelíes perdieron la vida y al menos otros 15 resultaron heridos, tres de ellos graves.

Ariel es el más grande de los más 180 asentamientos judíos en los territorios palestinos y se halla a tan sólo diez minutos de la Línea Verde, la frontera imaginaria entre Israel y Cisjordania.

El suicida, Mohamed Shker, militaba en las Brigadas de Al-Aksa, brazo armado del movimiento Al-Fatah, que preside Yaser Arafat.

El suicida palestino, que llegó ayer por la mañana a una gasolinera en las afueras del asentamiento, fue interceptado a la entrada de la estación de servicio por el propietario y uno de sus vigilantes, que lo agarraron por los brazos para impedir que activara los explosivos. No obstante, un grupo de soldados que se hallaba en el lugar abrió fuego contra el suicida y, al parecer, provocaron la deflagración.

"Le disparé dos tiros en la cabeza y lo vi caer. Segundos después se produjo la explosión", atestiguó un reservista. Poco después, en la vecina ciudad de Naplusa, una unidad de elite israelí mataba a tres militantes de la resistencia palestina en lo que la ANP ha calificado de un nuevo caso de asesinato selectivo por parte del Ejército israelí.
A estas cuatro muertes de palestinos se sumaban las de un francotirador en Jenín y otro que murió por disparos de soldados egipcios en los alrededores de la frontera con la franja de Gaza.