Actualidad

Tenerife sufre el primer corte

La compañía Unelco-Endesa explica que la sobresaturación de las líneas de 66 mil voltios que unen la central térmica de Granadilla con la subestación de Arona, y las que unen las subestaciones de Chayofa y Guía de Isora, obligaron en la tarde-noche de ayer a activar los cortes a clientes de forma selectiva, con una duración media de 20 minutos.

EL DÍA, S/C de Tenerife
29/oct/02 14:09 PM
Edición impresa

La sobresaturación de las líneas de 66 mil voltios que unen la central térmica de Granadilla con la subestación de Arona, y las que unen las subestaciones de Chayofa y Guía de Isora, obligaron a Unelco-Endesa en la tarde-noche de ayer a activar los cortes a clientes de forma selectiva, explica la compañía, para lograr la estabilidad de estas redes dentro de márgenes de seguridad y fiabilidad.

Previamente a iniciar la medida de cortes a clientes, Unelco-Endesa procedió, a las 18:00 horas, a desconectar la Desaladora Insular y el aeropuerto Reina Sofía, ambos clientes interrumpibles.

Aun a pesar de esta medida, señala la compañía eléctrica, sobre las 18:46 las citadas líneas rozaban nuevamente niveles de saturación no recomendables, por lo que debió procederse al corte de clientes de acuerdo con la siguiente secuencia:

Línea Columbus, que afecta a parte de Arona, zona de Playa de Las Américas, Columbus y Pirámides; Línea Arona-Vilaflor, que afectó a Vilaflor, el casco de Arona, La Camella, Valle de San Lorenzo y el Parque Águilas del Teide; Línea Guía, que afectó a clientes en Guía de Isora, Tejina, Hoya Grande, La Higuerita, Adeje y Tijoco; Línea Camisón, que afectó a Arona, Central Center, Camisón y Marola, y Línea Acantilado, que afectó a Santiago del Teide en Los Cardones, Varadero, Puerto Santiago, Cueva del Polvo, Playa de la Arena y Los Gigantes.

Al aplicarse de forma rotativa, la duración media de los cortes fue de 20 minutos.

Al cierre de esta nota, a las 19:51 horas, se había repuesto el suministro a todos los clientes, si bien quedaban desconectados los interrumpibles, a los que se estimaba enganchar pasadas las 21:00 horas.

Momentos decisivos

Los cortes de luz de ayer por la tarde provocaron que la centralita de EL DÍA quedara colapsada por las llamadas de los ciudadanos.

Unas de indignación, otras de angustia, pero todas igualmente desesperadas por la situación que vivían. Tal es el caso de un señor de Granadilla, que sufre apneas y depende de un aparato eléctrico para poder respirar, o el de una señora de Vilaflor, que sentía miedo en la oscuridad de su domicilio. Algunos temían por la conservación de los alimentos de la nevera y otros por la imposibilidad de subir en ascensor a sus pisos.

EL DÍA confía en que muy pronto, con la mayor urgencia posible, las partes implicadas en este conflicto que tanto está perjudicando a Tenerife, a sus habitantes, a su industria, a sus comunicaciones, a su turismo, a sus viviendas, busquen la solución más idónea.

Tenerife está pasando por momentos cumbre, por su ser o no ser, por lo que no valen ya los comunicados y las amenazas, con razón o sin ella, de una parte y de otra, sino los hechos y las realidades.

Las partes implicadas son, el pueblo lo sabe, el Gobierno de Canarias, Unelco-Endesa, las autoridades civiles de Tenerife, las fuerzas vivas de la Isla... Todas ellas deben darle una urgentísima salida a este conflicto, que puede perjudicar gravísimamente a la imagen de la Isla y a la vida de los ciudadanos.

Mucho tiempo se ha perdido, años incluso. ¿Responsables llamados a resolver esta triste situación? Todos, menos el pueblo, que es quien la está sufriendo.