Internacional

El Pentágono, preparado para movilizar a unos 265 mil reservistas si se ataca a Irak

La finalidad sería sobre todo proteger las bases militares en el extranjero y en el territorio estadounidense, además de potenciales blancos de los terroristas, como plantas de electricidad, centros médicos, fábricas y núcleos de transporte.

EFE, Washington
29/oct/02 19:38 PM
Edición impresa

El Pentágono está preparado para movilizar a cientos de miles de reservistas y miembros de la Guardia Nacional si el presidente de EE UU, George W. Bush, ordena atacar Irak, según publicó ayer "The New York Times".

El rotativo afirma que el Departamento de Defensa podría movilizar el mismo número de reservistas que fueron llamados durante la Guerra del Golfo de 1991, unos 265.000.

La finalidad sería sobre todo proteger las bases militares en el extranjero y en el territorio estadounidense, además de potenciales blancos de los terroristas, como plantas de electricidad, centros médicos, fábricas y núcleos de transporte, agrega el periódico. Los reservistas sólo serían movilizados en caso de que se ordene un ataque militar contra Irak.

Bush lleva meses insistiendo en la necesidad de acabar con el régimen de Sadam Huseín, pero no ha logrado determinantes apoyos de sus aliados extranjeros.

Bush aseguró que está dispuesto a actuar militarmente contra Irak si no hay un acuerdo en el Consejo de Seguridad de la ONU que obligue a ese país a deshacerse de sus arsenales de armas de destrucción masiva.

"Si la ONU no actúa, si Sadam Husein no se desarma, EE UU, en el nombre de la paz, encabezará una coalición para desarmarle", afirmó recientemente.

El secretario de Estado de EE UU, Colin Powell, ha destacado que esta semana "es clave" para que la ONU adopte una resolución sobre Irak y afirmó que se han reducido las diferencias en el Consejo de Seguridad "a cómo se definen las futuras violaciones de Irak y qué se hace con ellas".

El visto bueno a una propuesta estadounidense, en la que se especificaría que Irak ha violado anteriores resoluciones y avisaría sobre las graves consecuencias para ese país si no coopera con los inspectores, sigue encontrando la oposición de Rusia y Francia, que como EE UU tienen poder de veto en el Consejo.