Nacional

Garzón agotará las vías para no perder el sumario de Batasuna en manos del Supremo

El juez aprovechará la jurisprudencia del alto tribunal para no elevar una exposición motivada hasta que finalice su investigación. "Josu Ternera", Arnaldo Otegi y el resto de parlamentarios de la coalición independentista serán juzgados fuera de la Audiencia Nacional.

COLPISA, Madrid
2/nov/02 19:42 PM
Edición impresa

El juez Baltasar Garzón agotará todas las vías legales y procesales a su disposición para no perder el sumario abierto contra Batasuna: la instrucción pasará de manera inexorable a manos del Tribunal Supremo en cuanto Garzón comience a actuar contra los dirigentes de la coalición, algo que será inevitable tarde o temprano una vez suspendidas sus actividades.

Y el juez responsable de las principales investigaciones sobre ETA y las organizaciones de su entorno prefiere que sea tarde, según fuentes judiciales, porque entiende que las pesquisas "podrían frustrarse" si cambian de órgano instructor ahora, dada la "complejidad" de las mismas y su "especialización".

La intención del titular del Juzgado Central de Instrucción 5 es "agotar" las distintas líneas de investigación que mantiene en marcha respecto a Batasuna, para lo cual necesitaría un mínimo de seis meses a un año, dada la abundancia de diligencias - buena parte de ellas, informes periciales - que ha acordado desde el pasado 26 de agosto, cuando decretó la suspensión de las actividades de la formación abertzale radical y clausuró sus sedes por un período prorrogable de tres años. Desde esa fecha, se han acrecentado las críticas a este magistrado por actuar contra una entidad jurídica antes de imputar a las personas físicas que la dirigen.

Hasta algunos sectores judiciales próximos a las tesis de Garzón reconocen que éste no ha seguido la práctica normal en este tipo de casos, pero lo justifican en la necesidad de que un mismo juez coordine todas las pesquisas que Policía Nacional y Guardia Civil llevan a cabo para demostrar el vínculo ETA-Batasuna. Sin embargo, para el Gobierno Vasco, la actuación del conocido instructor ha supuesto un fraude de ley e incluso una prevaricación.

Asunción de competencia

Pero Garzón no ha actuado aquí a vuela pluma, al menos según los profesionales de la Audiencia Nacional que le conocen bien. Estos sostienen que el juez tiene muy presente la jurisprudencia del Tribunal Supremo sobre la asunción de la competencia en los casos que afectan a aforados, cuyo criterio es bastante restrictivo. Los magistrados de la Sala Segunda, la máxima instancia judicial del país en materia penal, han advertido que, respecto a las personas que disfrutan de ese privilegio procesal, "no sólo se exige que pueda realizarse un juicio de verosimilitud de la imputación de conducta delictiva, sino que se individualice su presunta implicación". Por ello, desde el alto tribunal se ha señalado en repetidas ocasiones que los jueces de instrucción deben "agotar" sus pesquisas respecto a los aforados antes de elevar la causa al órgano competente. Así ocurrió con el "caso de los fondos reservados", donde la magistrada encargada del mismo fue emplazada en primera instancia a profundizar en sus investigaciones sobre el entonces ex ministro del Interior, José Barrionuevo, hasta que fuera "absolutamente imprescindible dirigir las actuaciones" contra él.

Argumentos

Otro de los argumentos jurídicos que apoyan la intención de Garzón de mantener el sumario de Batasuna el mayor tiempo posible en sus manos es la sentencia del Constitucional sobre el "caso Filesa", que desestimaba las alegaciones sobre una vulneración del derecho de defensa hechas por José María Sala y Carlos Navarro, ex senador y ex diputado del PSOE.