Nacional
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
El terrorista de Estrasburgo ha sido abatido, según los medios franceses leer

Zapatero rechaza que sus propuestas para la regeneración sean un ataque al PP

El secretario general del PSOE reprocha al presidente del Ejecutivo que utilice los cargos públicos para mejorar las expectativas electorales de algunos candidatos "populares". "Haré un Gobierno para la cooperación y el diálogo en el que ningún interés privado prime sobre el público".

COLPISA, Salamanca
3/nov/02 19:42 PM
Edición impresa

El secretario general del PSOE, José Luis Rodríguez Zapatero, afirmó ayer en Salamanca que las propuestas de su partido para la regeneración democrática de España, entre las que destaca la exigencia de endurecer la ley de incompatibilidades, no pretenden "denunciar o atacar a nadie, sino servir a los ciudadanos para mejorar sus intereses y libertades".

"Haré un Gobierno para la cooperación y el diálogo en el que ningún interés privado prime sobre el público". De esta forma, el líder de la oposición se comprometió ante unos 1.200 simpatizantes que ayer acudieron a un mitin en Salamanca, a impedir la confusión entre lo público y lo privado y que los cargos públicos se dediquen a "servirse" en lugar de "servir" a los ciudadanos.

Según dijo, el "estricto" régimen de incompatibilidades que su partido propondrá si llega a La Moncloa no pretende acusar al PP, aunque este partido "piense por su pasado que intentamos cuestionar la dignidad de la vida pública". Rodríguez Zapatero puntualizó que lo que intenta el PSOE es mejorar la calidad democrática, lo cual será "más positivo si lo hacemos entre todos".

Su iniciativa afectaría a las Presidencias del Congreso y del Senado que - denunció - el presidente del Gobierno, José María Aznar, ha utilizado como comodín político" en interés del PP al nombrar a su ex presidenta, Esperanza Aguirre, candidata a la Comunidad de Madrid sin que ésta haya cumplido su mandato.

El candidato del PSOE a la Presidencia del Gobierno prometió además que si el llega a La Moncloa en 2004 ninguno de sus ministros saldrán del Ejecutivo como candidatos electorales a las comunidades autónomas, sino que "estarán todos trabajando para España". En este sentido, criticó a Aznar por mantener en los ministerios de Ciencia y Tecnología y Medio Ambiente a Josep Piqué y Jaume Matas, respectivamente.