Actualidad

Nuevos movimientos sísmicos siembran la ALARMA en Italia

Las réplicas han causado terror entre los residentes en San Giuliano di Puglia y cercanías, donde un terremoto causó el jueves la muerte de 29 personas, 26 de ellos niños.

EFE, Italia
3/nov/02 14:09 PM
Edición impresa

Desde la madrugada de ayer se han producido cerca de medio centenar de temblores, alguno de los cuales alcanzó los 3,7 grados en la escala abierta de Richter, según informó el Instituto Nacional de Geofísica y Vulcanología.

Por este motivo, gran parte de los habitantes de la zona, en la región meridional de Molise, optaron por pernoctar de nuevo en el interior de sus vehículos o en localidades consideradas más seguras.

San Giuliano ofrecía ayer el aspecto de un pueblo fantasma, ya que la totalidad de sus habitantes se encuentran evacuados en los campamentos instalados en las cercanías por Protección Civil. Solamente a algunos de ellos, acompañados de los bomberos, se les permitió acercarse a sus hogares para recoger efectos personales.

Abandono de hogares

La mayor parte de los residentes en las localidades vecinas de Montelongo, Petrella Tifernina y Castellino del Biferno han elegido la opción de abandonar sus casas siguiendo el consejo de las autoridades.

De la veintena de personas que permanecen ingresadas en diversos hospitales de la región, reviste especial preocupación el estado de una de las maestras, Rosalba Muciaccio, debido a la gravedad de sus lesiones y que ha sido trasladada a un centro en Pescara (sur). Fuentes del hospital pediátrico Bambino Gesu, en la capital italiana, destacaron igualmente las condiciones críticas de uno de los alumnos, de nueve años de edad, ingresado tras el derrumbe.

Sigue la polémica

Tras la tragedia ha arreciado la polémica sobre la calidad de los materiales del centro y el hecho de que las autoridades no hubieran incluido a San Giuliano entre las zonas con riesgo sísmico, como había aconsejado un informe de 1998.

El edificio de la escuela, construido en 1953 en cemento armado, se vino abajo el pasado jueves a causa de un terremoto de una intensidad de 5,4 grados en la escala de Richter.

De haber seguido las indicaciones realizadas por los expertos en el último informe, que actualizaba uno anterior de los años 80, no habría sido posible realizar hace dos años la reforma que permitió añadir una planta a la escuela, cuyo desplome sobre los pisos inferiores fue la causa de la mayoría de las muertes.

Para el profesor Dario Slejko, director del departamento de Geofísica del Centro Nacional de Investigación (CNR) y uno de los autores del estudio, lo ocurrido ha sido "una catástrofe anunciada". Sin embargo, el científico no quiso entrar en polémica y aseguró que "ese es un problema de los políticos".

Uno de los arquitectos que intervinieron en la reforma de la escuela en el año 2000, Giuseppe La Serra, se confesaba ayer entre lágrimas "un hombre destruido", aunque insistía que la obra contaba con todos los permisos legales y que nadie les había indicado que el edificio debía tener una estructura antisísmica.

Posible delito

El Tribunal de Larino (sur) que investiga el derrumbe, señaló ayer la existencia de un posible delito de "homicidio culposo múltiple". Según informó la fiscal María Teresa Perna, que se personó en el lugar de los hechos, en los próximos días se efectuará el examen de los restos del edificio para comprobar los materiales empleados en su construcción y reforma.

La fiscal indicó que por el momento no existen personas inscritas en el expediente abierto el viernes por el Tribunal de Larino, que tiene competencia sobre la zona afectada por el seísmo.

Comisión investigadora

Por su parte el ministro de Infraestructuras, Pietro Lunardi, informó de la creación de una comisión para investigar las causas del derrumbe.

Aunque la práctica totalidad de las viviendas de San Giuliano sufrieron daños a causa del seísmo, el único edificio que se desplomó fue el del centro de enseñanza.

Capilla ardiente

La capilla ardiente con los restos de las víctimas ha sido instalada en un pabellón deportivo en las cercanías del pueblo. Hoy se celebrará un funeral al que ha asistirá el presidente de la República, Carlo Azeglio Ciampi.