Tenerife

- Tenerife, hacia la decadencia económica - Asuntos para no olvidar


3/nov/02 12:09 PM
Edición impresa

YA NOS HEMOS OCUPADO en EL DÍA con reiterados Editoriales y Comentarios de la decadencia política de Tenerife. De un declive, en comparación con el creciente protagonismo de Las Palmas, ciertamente provocado y consentido. Y a ese decaimiento debemos añadir ahora el peligro evidente de que nuestra Isla entre en una gravísima decadencia económica, igualmente permitida por quienes nunca debieron hacer dejación de sus responsabilidades públicas.

La decisión, extrema, sobre los cortes de luz no es caprichosa. Ni arbitraria. Responde a que "la situación es crítica y está en juego la seguridad de las redes, que pueden provocar accidentes y problemas mayores", tal como ha manifestado con toda claridad Ángel Ferrera, presidente de "Unelco-Endesa".

Confiamos, y así lo dijimos en el número del periódico del martes pasado, en que muy pronto y con la mayor urgencia posible las partes implicadas encuentren la solución más idónea. Hablamos del Gobierno de Canarias, de la compañía eléctrica, de las autoridades civiles, de las fuerzas vivas de Nivaria... porque las restricciones energéticas afectan, en grado sumo, a la vida de los ciudadanos, a los hogares, a las empresas, a las infraestructuras, al conjunto de la economía insular y, también, a la imagen en los mercados turísticos. En fin, al presente y al porvenir de la Isla.

De nada sirven los comunicados, las réplicas y contrarréplicas, las amenazas de sanciones, los enfrentamientos o los intentos - maniqueos y demagógicos - de sacudirse de encima las patentes irresponsabilidades. De lo que se trata, ahora, es de que el pueblo tinerfeño y cuantos nos visitan dejen de sufrir los apagones. Ocasionados, al parecer, por la permisividad y la actitud de algunos de nuestros políticos y técnicos, que debieron prever e impedir que llegara esta crítica situación que padecemos.

*** *** ***

VIVIMOS MOMENTOS estelares en el ser o no ser de Tenerife. Atención a los tinerfeños metidos en política o aspirantes a gobernar: olvídense de los votos, de las listas y de la refriega electoral del próximo mayo. Tengan sólo presente, sirvan únicamente a la Isla. A sus intereses generales. Y, a continuación, al Archipiélago.

A esta desgracia de la falta de luz eléctrica, pendiente de resolver aquí y por exigencias de Nivaria, hemos de unir otra desdicha para Santa Cruz y la Isla entera. La del centro de inmigrantes de Hoya Fría. Acordémonos: no serán solamente 250 los internos. Llegaremos a contabilizar miles, incluso a todos los de Fuerteventura y de Las Palmas. ¡Qué éxito político! O sea, policías para Tenerife, no; pero moros y negros, sí. Repetimos, ¡qué éxito político!

Todo sea por el trágala de una solidaridad falsa, manipulada. La práctica solidaria ha de reservarse a los desastres o catástrofes naturales. Pero en absoluto a la imposición de unos políticos y de unos Gobiernos que debieron y aún están obligados a resolver el conflicto allá donde se produce, esto es, en Las Palmas. Y no a transferirlo y extenderlo a las demás Islas, con especial incidencia en la de Tenerife.

A todas éstas, continúa el silencio administrativo acerca de la "invasión blanca", privada de control y de solidaridades. Afirma un estudio de las Universidades de Comillas y de la Autónoma de Madrid que, por ejemplo, 230 mil colombianos - de ellos, 2 mil delincuentes - "sin papeles" se concentran en cinco Comunidades Autónomas: Madrid, Valencia, Cataluña, Canarias y Andalucía. Nada sabemos, oficialmente, de la "cuota" que padecemos en Tenerife. Aunque distintas versiones aseguren que es muchísimo más elevada que la de nuestros vecinos. ¿Dónde están el apoyo y la comprensión para fijar ese reparto?

*** *** ***

Asuntos para no olvidar

* Presupuestos de la Comunidad Canaria. Durante años, Tenerife ha recibido partidas muy inferiores. Se nos dijo, cuando lo denunciamos, que el equilibrio había que contemplarlo "plurianualmente" porque era imposible ajustarlo con exactitud, año por año. Parece que en el proyecto para el 2003 el Ejecutivo intenta iniciar el proceso equilibrador, que en el área de Sanidad no culminará antes del 2010, y ya los poderes fácticos canariones ponen el grito en el cielo de las demagogias. El alboroto lo jalean, cómo no, los colegas provincianos de allá. Pese, incluso, a que nuestra Capital, Santa Cruz de Tenerife, sale perjudicada en las previsiones inversoras. He ahí unos procederes que van a dar ánimos y razones de peso a los partidarios de la Doble Autonomía.

* El rector de Las Palmas "exige" al Gobierno de Canarias "el mismo dinero que la Universidad de La Laguna", como si ésta disfrutara de dotaciones suficientes. Ay, del "pleito universitario", resucitado por un Sr. Lobo que preside, a la sazón, el Comité de Expertos en el flujo inmigratorio del que se ha rodeado el presidente Román Rodríguez. ¡Qué ecuanimidad y cuánto apoliticismo! Respetuosamente, no son de fiar. No quieren ver más allá de su isla redonda. ¿Hasta cuándo?

* Tinerfeños, una vez más: ¡salvemos a Tenerife de las garras de los políticos de G. Canaria! Si les dejamos, nos hundirán también el turismo y la economía.