Jornada Deportiva

BOCHORNO


4/nov/02 21:47 PM
Edición impresa

El Tenerife perdió otra vez, pero lo hizo de la peor manera posible, sin disparar ni una sola vez a la portería contraria, como muestra de su mal juego y sus limitaciones ofensivas. El de Lienen fue un equipo sin ambición, muy conformista, que no mejoró ni siquiera cuando empezó el carrusel del cambios. Cuando ya todos se conformaban con el empate, un error defensivo de los blanquiazules propició el gol de Cuéllar, que dio la victoria al Numancia tal como sucedió en el partido de Copa que les enfrentó hace sólo unos meses.