Venezuela

La oposición se manifiesta en apoyo a una consulta popular sobre Chávez

La marcha fue el preámbulo de la entrega ante el CNE de unos dos millones de firmas, 800 mil más de las exigidas por la Constitución.

5/nov/02 19:44 PM
Edición impresa

"Referéndum revocatorio, sí"

Chávez rechazó la vía de una consulta inmediata. "Algunos quieren hacer un referéndum consultivo para sacar al presidente; eso no se puede hacer porque eso no está en la Constitución; que si quieren hacer un referéndum revocatorio para sacar al presidente, eso sí lo pueden hacer porque eso está en la Constitución", dijo. La Constitución establece el referéndum revocatorio a la mitad del mandato, a partir de agosto de 2003, pero la oposición considera que el período es muy largo. "Si algunos quieren elecciones, eso puede ser, pero para ello hay que modificar la Constitución porque en la Constitución no está planteado hacer elecciones".

Rangel, satisfecho

El vicepresidente del Gobierno, José Vicente Rangel, repudió el intento de obstaculizar la marcha de los opositores y dijo que no es política del Ejecutivo de la nación proceder a reprimir a los manifestantes, porque en Venezuela rige un sistema democrático. "Estamos profundamente satisfechos de que la jornada concluya exitosamente para todos, para los que recogieron firmas y para los que están en desacuerdo. Estamos en democracia y por ello saludo a todos, a los de la marcha y a los otros". "Hubo momentos de tensión cuando se vislumbró la posibilidad de un choque, pero privó el sentido común", apostilló José Vicente Rangel.

EFE, Caracas

La oposición venezolana se manifestó ayer en Caracas con tranquilidad en apoyo a la entrega de las firmas necesarias para convocar un referéndum sobre la continuidad en el poder del presidente Hugo Chávez.

La marcha se desarrolló antes de que regresara ayer a Caracas el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), César Gaviria, para proseguir su labor de mediación en el difícil conflicto político del país suramericano.

La multitudinaria movilización recorrió unos ocho kilómetros en calma y bajo la vigilancia de unos 2.600 agentes de la Policía Metropolitana y de los cuerpos de seguridad de tres municipios capitalinos.

Fue el preámbulo de la entrega ante el Consejo Nacional Electoral (CNE) de unos dos millones de firmas, 800 mil más de las exigidas por la Constitución para que se pueda organizar una consulta popular sobre "materias de especial transcendencia nacional".

Las firmas fueron recogidas en los últimos días por la opositora Coordinadora Democrática, que busca cristalizar no más tarde del próximo enero la salida de Chávez del poder a través de las urnas.

La manifestación partió de la plaza de Altamira, en el este de la ciudad, donde desde hace casi dos semanas permanece el grupo de 14 altos mandos militares que exige la renuncia inmediata de Chávez y la celebración de unos comicios a los que éste no pueda presentarse.

Los generales y almirantes rebeldes se negaron a participar en la marcha y reiteraron su intención de llamar a una "huelga general indefinida", sin el apoyo de la Coordinadora, para presionar a Chávez.

En paralelo al desarrollo tranquilo de la manifestación opositora, afectos al Gobierno se concentraron a las puertas del CNE, y en medio de gritos y lanzamientos de petardos rechazaron la acción supuestamente "golpista" de la oposición.

Cargas contra chavistas

La Guardia Nacional dispersó a unos centenares de simpatizantes del Gobierno que trataban de impedir que manifestantes opositores entregasen en el CNE las firmas para convocar un referéndum.

Los pro oficialistas no atendieron las peticiones que les hicieron el presidente del Parlamento, William Lara, ni el alcalde del municipio de Libertador, Freddy Bernal, para que se retirasen.

El paso fue despejado con gases lacrimógenos por la numerosa dotación de guardias nacionales (policías militarizados) que custodiaban la sede del CNE.

La cadena televisiva "RCTV" informó de que dos personas resultaron heridas de bala en un incidente registrado en los alrededores del CNE, en el que intervinieron agentes de la Policía Metropolitana. Según RCTV, uno de los afectados es un corresponsal peruano no identificado, que salvó la vida debido a que el proyectil que recibió fue atenuado por el chaleco antibalas que portaba.