Vivir

El Gobierno de Canarias prohibirá por ley la venta de medicinas en internet

El anteproyecto de la Ley de Ordenación Farmacéutica de Canarias, que acaba de superar el trámite de presentación ante el Consejo Económico y Social, pretende evitar que se reproduzcan situaciones como la adquisición de productos ilegales como Bio - Bac e Inmunobiol.

EL DÍA, S/C de Tenerife
5/nov/02 19:44 PM
Edición impresa

La futura Ley de Ordenación Farmacéutica de Canarias, cuyo anteproyecto ha superado el trámite de presentación en el Consejo Económico y Social (CES) y debe enfrentarse aún al parlamentario, prohibirá la venta de medicamentos por internet, de forma ambulante, a domicilio o por correspondencia, para evitar situaciones como la adquisición de compuestos ilegales como Bio - Bac e Inmunobiol.

Esta prohibición, así como el establecimiento del concepto de atención farmaceútica en la Comunidad Autónoma, forman parte del anteproyecto de ley sobre farmacias, para garantizar a los ciudadano que el servicio recibido en estos establecimientos se ajusta a sus más modernos planteamientos, según consta en un resumen general del anteproyecto de ley al que ha tenido accedido EL DÍA.

La filosofía y el espíritu del anteproyecto son del agrado del sector, informó ayer el vicepresidente de la Federación de Farmacéuticos de Canarias (FEFARCAN), Manuel Díaz Feria, que confió en que su aprobación por el Parlamento regional se produzca antes de que finalice esta legislatura para evitar los retrasos inevitables a la creación de un nuevo gobierno.

El reglamento ratifica muchos de los aspectos del Decreto de Ordenación Farmacéutica de Canarias, que fue recurrido por la Unión de Consumidores (UCE - Tenerife) en 1997 y más tarde por los mismos farmacéuticos, de ahí que la promulgación de la nueva ley permita superar "este período de inestabilidad", explicó Díaz Feria.

En cuanto a su contenido, el anteproyecto establece los derechos de los ciudadanos en relación con las oficinas de farmacia, como el de recibir atención con la adecuada confidencialidad y por escrito, si así se demanda. También contempla la posibilidad de realizar un archivo del historial farmacoterapéutico de los usuarios que lo soliciten, para que tenga una completa relación de los medicamentos adquiridos en su local habitual. Este medida permitirá obtener información sobre la evolución de la salud de los ciudadanos a lo largo del tiempo, lo que la Administración podrá utilizar para su política de contención del gasto público en recetas.

También, como medida complementaria estará prohibida la intermediación de personas con ánimo de lucro en la dispensación de medicamentos.

En cuanto a los criterios de planificación farmacéutica, el anteproyecto contempla la adaptación de estos a las peculiaridades del Archipiélago, para garantizar el acceso a este servicio por los ciudadanos de las Islas en condiciones de igualdad. Así, cuando a través del Mapa Farmacéutico se constate la necesidad de abrir una nueva farmacia, la Administración podrá determinar el lugar de instalación, lo que hará en función de las necesidades reales de la zona y no de la exclusiva voluntad del farmacéutico.