Nacional
GIBRALTAR

Caruana pide a los "llanitos" que mañana voten "No" de forma masiva


COLPISA, Gibraltar
6/nov/02 19:45 PM
Edición impresa

"¿Aprueba usted que el Reino Unido y España deban compartir la soberanía de Gibraltar?". Esta simple pregunta, a la que cerca de 20.500 "llanitos" responderán masivamente que "No" mañana, encierra el mayor obstáculo a salvar en las negociaciones que desde hace casi un año mantienen los dos países para compartir la soberanía de La Roca.

Gibraltar lo presenta como un referéndum, pero esta consulta popular no tiene ninguna validez jurídica. Algo con lo que ya contaba el ministro principal de la colonia, Peter Caruana, cuando lo convocó: su intención real con esta exhibición de antiespañolismo aparentemente inútil es enrarecer el clima de las conversaciones y poner a Londres contra la espada y la pared. Una estrategia que además coincide con el bloqueo de las negociaciones.

Caruana volvió a instar ayer a los llanitos a participar masivamente en la consulta, y a votar que "No". En un mensaje a sus conciudadanos, el primer ministro de la Roca les recordó que una abstención importante o un porcentaje significativo de síes puede ayudar a Londres y Madrid a cerrar un acuerdo sobre la soberanía del Peñón que no tiene en cuenta la opinión de sus habitantes.

Radical rechazo

El referéndum debe servir, por tanto, parta airear el radical rechazo a España de los gibraltareños, que ya en 1967 mostraron su voluntad de seguir siendo británicos - el 96 por ciento a favor - , y situará en una situación muy incómoda al Gobierno del Reino Unido ante la opinión pública británica, muy sensible a los deseos de los habitantes de la colonia.

El Ministerio de Exteriores español repite hasta la saciedad que el pretendido referéndum no tiene validez y que, por lo tanto, no tendrá ninguna consecuencia, pero lo cierto es que el Reino Unido se comprometió en 1969 a no variar la soberanía de la colonia sin el beneplácito de sus habitantes y el propio Blair recordó esta semana que no habrá ningún cambio en el estatus de los gibraltareños sin su "consentimiento expreso".

GIBRALTAR