Tenerife Norte

El Ayuntamiento de Garachico prepara una ordenanza sobre horarios de obras

El alcalde de la Villa y Puerto, Ramón Miranda, se hace eco del malestar de los vecinos de El Guincho por los ruidos que producen las maquinarias que se emplean en la construcción de un túnel durante la noche, impidiendo el descanso y causan problemas de salud.

EL DÍA, Garachico
6/nov/02 18:30 PM
Edición impresa
EL DÍA, Garachico

El Ayuntamiento de Garachico prepara una nueva ordenanza municipal sobre horarios hábiles para la realización de obras y sobre la prohibición de efectuar trabajos que impliquen ruidos y molestias a los vecinos los fines de semana y por la noche. Esta medida se justifica ante la reclamación formulada por los vecinos de El Guincho del cese de las actividades de construcción de un túnel en El Guincho período nocturno, dado que se perturba su derecho al descanso, que cuenta con el respaldo del alcalde de la Villa y Puerto.

El titular de la Corporación se queja de la actuación y procedimiento que se siguen en el trazado del túnel de ese núcleo de población, en el marco de la ampliación de la carretera general entre Icod de los Vinos y Garachico. El trabajo nocturno afecta a los vecinos y vecinas de la zona, impide su normal descanso, lo que ha provocado un notable malestar en la población.

En medios de la administración local se ha indicado que el alcalde no ha recibido respuesta a los requerimientos formulados a la empresa adjudicataria de las obras, para "que corrija esta situación". Sobre este asunto, este periódico intentó ayer, sin éxito, recabar la versión contraria que aclarara los aspectos relacionados con dichos trabajos.

Determinación

"Como consecuencia del silencio de la empresa - agregó Ramón Miranda - debo dar los pasos pertinentes, ya que, por encima de todo, y a pesar de que esta obra es de vital importancia para el desarrollo viario de la zona, se encuentra la salud de sus habitantes, así como el sagrado derecho al descanso".

Ramón Miranda aclara que "en breve plazo de tiempo se aprobarán las ordenanzas municipales para corregir el problema de los ruidos nocturnos, con especial énfasis en el establecimiento de la prohibición de efectuar obras en horas nocturnas y los sábados y domingos.

Sólo se estará permitido trabajar de 8 de la mañana a 6 de la tarde, según anticipa el alcalde norteño.